Páginas

viernes, 20 de mayo de 2011

SPANISH REVOLUTION—MORTGAGES ARE THE NEW ROCK AND ROLL


(Blackness is a state of mind. Bollocks)


1. Empecemos desde el lugar que nos corresponde. Literatura y política.

Entre el —digámoslo así— grado cero de la ciudadanía y los escritores más jóvenes hay una distancia equiparable a la que media entre el Ciudadano y la clase política. Apenas cero puntos de convergencia en cuanto a intereses comunes se refiere. Tal vez, y ésta es sólo una hipótesis, nuestros nuevos escritores surgen —surgimos— como reacción al modelo de Escritor Pop-Líder de Opinión, cuyos textos se reparten entre la literatura de grandes tiradas y las columnas periodísticas, un círculo vicioso rentable que, por lo demás, parece catapultarlo directamente al mainstream, véase Almudena Grandes, Elvira Lindo o Juan José Millás (El País), Juan Manuel de Prada y Pérez Reverte (ABC), Ángela Vallvey (La Razón), Luis García Montero (Público), David Torres (El Mundo), Quim Monzó y Sergi Pámies (La Vanguardia), etcétera. En ellos parece delegar la función de servir como nexo entre la actualidad política y la literatura. Paradójicamente, tengo la impresión de ninguno de los escritores que participan en circuitos minoritarios (como los que dominan nuestro blogroll) desea considerarse a sí mismo escritor poco comprometido, apolítico, pese a que la actualidad política jamás aparezca referida en sus escritos periódicos; no así la agenda cultural.

Esta es mi primera razón para asistir a las manifestaciones de Sol. El cinismo. La sensación de haber perdido el horizonte político como consecuencia de la progresiva segmentación social en tribus/ categorías culturales que en nada tienen que ver con las propuestas de temas de interés desarrolladas en los medios de gran difusión.

2. La segunda razón es solidaria. Mucho antes que yo, el movimiento 15-M fue suscrito por algunos buenos amigos cuyas condiciones laborales eran lo suficientemente precarias, pese a su formación y buen hacer, como para empezar a alarmarse.

3. La primera gran paradoja de Spanish Revolution es que, mientras algunos de esos amigos que secundan la manifestación provienen de las aulas de comunicación, 15-M ha puesto de manifiesto la inutilidad de los grandes medios. Hemos dejado de delegar nuestra confianza como agentes de información en determinadas cabeceras para proceder con la lectura en cascada de titulares en Twitter, la lectura de las noticias seleccionadas por ciertos contactos en nuestras redes sociales y la lectura de ciertos blogs cuyo principal atractivo es la firma en lugar del medio en el que se inscriben. Delia Rodríguez dio cuenta de ello en «Los virales de la #spanishrevolution.» Cuando toda la prensa de calidad se encuentra accesible en los metamedia, ¿qué sentido tiene mantener la fidelidad a una única cabecera? Nudo gordiano. The television will not be revolutionised.

4. Otra paradoja. Para que los medios internacionales concedan la cobertura mediática que Spanish Revolution merece, y procedan así a poner en evidencia —cuando no humillar— la irresponsabilidad de nuestros administradores, (parece que) hará falta una falange de tanques expulsándonos de Sol por conductas reprobables. Lo cual difiere del ánimo pacifista de la manifestación.

5. Pese a que la atomización del individuo posmoderno y la sociedad líquida se habían convertido en motivos inexcusables del pensamiento contemporáneo, Spanish Revolution retoma la noción, aparentemente perteneciente a épocas premodernas, de pueblo. Y ése es, por supuesto, el principal milagro de 15-M. El hallazgo de un máximo común divisor entre sus integrantes. El paso de un debate político que parecía ir hacia ninguna parte a la expresión colectiva de una subjetividad compartida por todos nosotros, Gente Kabreada, y que hasta ahora guardábamos con mayor o menor recelo. Quienes hemos estado allí, lo sabemos.

6. «No era comprensible que el malestar estuviera tan contenido en una situación potencialmente tan explosiva: 20% de trabajadores en paro; 43% si nos ceñimos a la población juvenil. Se estaba tirando a toda una generación por la borda -con las terribles consecuencias de futuro que eso tiene para el país- y aquí no se movía nadie. Han circulado diversos argumentos para explicar esta atonía: la renta per cápita es todavía suficiente para que las clases medias y parte de las populares puedan proteger a sus hijos; el miedo es muy grande en una sociedad en la que, sin horizontes de futuro, la gente teme perder lo que tiene; el bienestar de estos últimos años ha generado un cambio cultural hacia posiciones más conservadoras; el discurso de la crisis y de los ajustes ha calado y la gente lo acepta con resignación.»

Josep Ramoneda, «Del malestar a la indignación», El País, 19-05-11

7. Muy sagaz, Ramoneda, al hablar de las clases medias y populares que aún pueden proteger a sus hijos. Esto, en parte, también alimenta el escepticismo de aquellos que dicen: «¡eh!, ¡vosotros, los jóvenes, os pegáis ocho viajes al año low cost y tenéis iPhone», lo cual no es ni mucho menos cierto —al menos que yo sepa y en mi entorno—. Pero esto, el asidero y solaz de la generación anterior, es moralmente humillante. Y además lo es para todos.

8. «Más que en un cambio drástico de las instituciones políticas y sociales y de las estructuras económicas, esta presunta revolución española que enarbola su nombre en inglés –Spanish Revolution– hace pensar más bien en los enrollados que van al restaurante a comer noodles porque, llamando noodles a los fideos, creen que son supercosmopolitas. Necesitados de una causa por la que luchar, los campistas se ven como revolucionarios, sin darse cuenta de que ese mismo nombre en inglés denota sumisión a todo un sistema de valores; no sólo lingüísticos.»

Quim Monzó, «He aquí la Spanish Revolution», La Vanguardia, 19-05-11

9. Excluyendo a los innombrables que todos sabemos, tal vez Quim Monzó haya publicado el artículo más necio sobre lo que está sucediendo. El falso cosmopolitismo al que Monzó apela, en efecto, es falso. Recuerdo una conversación reciente con un profesor de literatura, en la que me desmintió mis sospechas sobre las tasas de paro entre los licenciados de filología:

—Qué va, en filología hay un 100% de licenciados con trabajo. Siempre y cuando te vayas al extrajero.

Es decir. Monzó, como el resto de contribuyentes, financian la formación de una generación de universitarios que posteriormente alimentan el resto de economías europeas. Ya sabéis que no me canso de repetirlo: la ¿boyante? USA, un siglo atrás un foco de provincialismo que fue motivo de chiste entre los personajes de algunas novelas británicas de época, prosperó con la fuga de cerebros europeos. Todo mal.

10. La Junta Electoral prohibió anoche las manifestaciones en la jornada de reflexión. Dicho queda. Esta noche, ya saben dónde.

14 comentarios:

Francisco Cenamor dijo...

Estupenda reflexión, la compartiré en Facebook, hablando de redes sociales, jajajajaja.
Un abrazo.

Pablo Exploding dijo...

No estoy de acuerdo. Esto no es un mayo del 68.
Aunque sí que comparto algunas cosas que dices, y el hecho de que la gente joven salga a las calles, discrepo cuando hablas del compromiso que existe en los círculos minoritarios.

Bien es cierto que, en Madrid, no hay vuelta atrás. Si el Gobierno hubiera parado todo esto con antelación, ahora mismo vuestras quejas estarían silenciadas, pero llegan unas elecciones y ahora sois demasiados para limpiar la zona sin causar desgracias. Ha sido un buen movimiento.

Sobre Monzó, cierta razón tiene. La mayoría de los jóvenes concentrados son de clase media y el número no es suficiente para influir en las urnas. ¿Dónde están los millones de parados? Espero que estén en Sol haciendo fuerza (y sus respectivas ciudades).

Por otro lado ¿Qué hay después de todo esto?
O se plantea como un ensayo para preparar las generales, o toda esa gente que se reúne sin haber leído un folio en su vida (pero que está porque es guay pertenecer a algo) volverá a su casa o se irá al Primavera Sound.

Yo abogo por la acción directa y el individualismo, por eso ésta no es mi lucha. Os deseo suerte, y espero que cambie la clase y la ley electoral, pero no os dejéis engatusar por aquellos que prometan nada, porque no tardarán en aparecer nuevos líderes.

Anónimo dijo...

Todo este movimiento cuenta con mi apoyo, salí a la manifestación del domingo 15 y lo volveré a hacer este fin de semana, sea legal o no.

Aquí, por supuesto, cada uno tiene sus motivos. Yo soy escéptico y cínico. Salgo precisamente por eso, porque el cinismo es una forma de cobardía en muchas ocasiones: "no hacer nada porque nada se va a conseguir".

Paradójicamente, sigo pensando que nada "tangible" se va a conseguir con todo esto. Fundamentalmente porque es este u movimiento anímico, falto de propuestas (al menos en un principio) y heterogéneo. A todos nos une el mismo sentimiento, pero las ideas de cada uno pueden ser diferentes.

Digo que no creo que se vaya a conseguir nada tangible, pero lo importante es lo que no se ve. Lo que se está removiendo por dentro de cada uno, la toma de conciencia de miles de jóvenes y no tan jóvenes que hasta hace poco estaban aletargados.

Amigos, tomemos las calles y las plazas. Expresemos nuestro descontento. Hagan -los que quieran- propuestas, y los que no dejémosles hacer.
Lo que importa es el movimiento, el mar que es españa ha dejado de ser una balsa de aceite para beneficio de unos pocos, una sola gota crea una perturbación que recorre toda la epidermis, miles de ellas generan una marea. Tal vez no se dirija a ningún sitio, pero lo que importa es el movimiento, la acción; no hacia dónde se dirija.

Un saludo y un abrazo.

Matzerath dijo...

"Esta es mi primera razón para asistir a las manifestaciones de Sol. El cinismo."

Eso está bien. Ya estaba empezando a asustarme.

"—Qué va, en filología hay un 100% de licenciados con trabajo. Siempre y cuando te vayas al extranjero."

JOJOJOJOJOJO. Yo creo que eso tiene algo que ver con que en el extranjero no todo vale, y no hay tanta bohemia tropical en Lavapiés, ni se considera escuchar a Mago de Oz bebiendo calimocho en las fiestas de Colmenar una concepción estética aceptable o confundible con lo "hipster".

Cosas mías.

"La Junta Electoral prohibió anoche las manifestaciones en la jornada de reflexión. Dicho queda. Esta noche, ya saben dónde."

Este es el gran incentivo de la manifestación: lo que comenzó siendo un flashmob ideado por unos estudiantes pijotolis de Filosofía se ha convertido en una SUBVERSIVA cruzada por el amor y la libertad y otras cosas que me dan igual.

Efectivamente es muy tonto Quim Monzó al decir que esto es una excusa para autoproyectarse, lo que es FLIPARSE, lo que les pasa a todos los frikis que se creen jedis, a todos los poetas que se creen que su vida es una película de Goddard, a todos los que, del mismo modo, nos creemos Clint Eastwood, a los que van por la calle con los cascos viéndose como en un videoclip, a todos los que se van mirando en los escaparates con su nueva camisa unisex de American Apparel para alcanzar el ideal del anuncio. BENDITO MARKETING. Pero no, lo que le pasa aquí a Monzó es que "cree el ladrón que todos son de su condición",y posiblemente lo cree porque él de joven era así: se creía un revolucionario, pero a las manifestaciones siempre han ido dos tipos de personas: los que se creen revolucionarios y los que van a follar.

Lo que nos trae el influjo de los metamedia es una clara carencia de lo primero.

Fíjate, ayer mismo estaba hablando con uno sobre algo muy interesante. Él decía que cada vez había menos pijos, o que le daba esa impresión, que ya no se veían tantos como hace diez o quince años, esos pijos de polo Ralph-Lauren, flequillo transversal, náuticos y pulserita rojo y gualda, lo que es un pijo ibérico de los de toda la vida; todavía los hay, claro, pero no tantos.

Matzerath dijo...

Yo creo que, de la misma manera que los Mods derivaron en Skinheads con unos SUTILES cambios de indumentaria e ideología, en el momento de la evolución ¿definitiva? de ese eslabón perdido que es el pijo-Quicksilver, especie de los twothousands con el pelo a lo Justin Bieber y camiseta de Pachá de dos tallas menos (qué tiempos aquellos), los pijos se transformaron en indies del YESWEDANCE, esos fans de los Drums, Pete Dhoerty y los Kooks que van con pantalones pitillo de colores, chupa de cuero y el mismo pelo a lo Justin Bieber; un poco como JUSTICE hace MIL AÑOS, pero creyéndose que todavía mola, y creyéndolo porque es su uniforme: el uniforme del nuevo pijomierdas: el indiemierdas. Y no me estoy refiriendo al hecho de que todos los indies (qué palabra tan ridícula) sean unos pijos porque no hay nada más pijo que ser indie, sino que los pijos ahora se visten así, pero siguen votando al PP y estando en contra del aborto.

Esta "mainstreamización" del rock de guitarra floja y voz granulada que se percibe en la proliferación en los últimos años de SOScuatroochos Y Summercases (hace diez años no existían; el FIB y el Primavera tampoco son mucho más antiguos), objetos de mil y un eventos de Facebook y Tuenti, han llevado quizás a la necesidad de una nueva vía súpertonta de subversión. Si te fijas, Ciudad Universitaria lleva forrada de cartelitos de la bendita manifestación desde hace unos meses y esos cartelitos tenían un rollo como muy de DESIGN, MUY AGITPROP, que, efectivamente, parecían carteles de un FESTIVAL de punk anarca o algo así.

Lo flipante ha sido cuando lo han prohibido, y se ha empezado a liar, y de tantas gilipolleces que se dijeron para justificarla al final era muy difícil no encontrar algunas que tuvieran sentido y ahora SÍ QUE ES UN FESTIVAL GUAPO LO DE LA PUERTA DEL SOL. Ahora el 15-M es como el Summercase pero sin el como.

Álvaro Mortem dijo...

Buen artículo pero creo que no ahonda en la auténtica problemática final: la deriva política de las reivindicaciones.

¿Por qué se está luchando exactamente? Además de no haber una concreción realista de objetivos -sin contar la pasmosa ausencia de intelectuales entre tantísimo gurú- tampoco parece ser una lucha contra el poder; es una lucha contra que el poder les sodomice... en exceso.

No hay un objetivo y, lo que es peor, ni siquiera hay fe en el acto revolucionario. Simplemente se pretende conseguir algunas reformas, no castigar el uso abusivo de la fuerza estatal. No hay pretensión de cambio, sólo de perpetuación con mayor laxitud; es la deriva espectacular de la revolución.

No hay revolución, hay un montón de 'indignados' jugando a ser demócratas 'reales'. Ahora bien, corresponde que esta noche la lucha cambie si se jugara la papeleta de la violencia estatal. Y ojala así fuera.

Anónimo dijo...

Sois un atajo de viejos. No habéis entendido nada, como siempre.

Sico Pérez dijo...

La verdad, lo que está pasando en España da un poco de envidia, tal vez el asunto no llegué a nada y todo terminé como siempre, con algunos avispados aprovechando el oleaje, pero en todo caso, sí que da envidia, sobre todo, desde una perspectiva Sudaca, pues yo soy de un país tropical que podría ser Costaguana y pasan tantas mierdas pero hay tan poca indignación, o bueno, hay indignación pero eclipsada por la apatía, por el cínismo, y eso jode... Acá los jóvenes no nos metemos 8 viajes low cost ni todo el mundo tiene iPod pero sí que hay hedonismo y frescura y todo va bien, así los desfalcos sean monumentales, y todo muy normal...Vamos a ver en que termina La Spanish R...., los mejores deseos!!! Estoy siguiendo este Blog recientemente, desde que leí una reseña de Tao Lin y pues nada, mola,mola mucho, como dicen ustedes!!!

Alles Lüge dijo...

Sí hay medidas y reformas muy concretas, de SENTIDO COMÚN todas ellas, y perfectamente REALIZABLES: reforma ley electoral (bipartidista e injusta), que los corruptos no puedan ir en las listas electorales, que los políticos solo tengan un trabajo, más y mejor educación, acabar con los paraísos fiscales... etc.
Lo más gracioso de todo es que son medidas de las que HABLARON (pero no pusieron en práctica, claro) EL PUTO G-20 cuando la Supercrisis empezaba a colear: era una declaración de buenas intenciones, pero solo eso.
Ahora solo se pide que se PONGA EN PRACTIA.

Además, se está realizando la mayoría de acampadas de la manera más cívica y respetuosa posible: de la forma MÄS INTELIGENTE POSIBLE. ¿Por qué? Porque ya no pueden acusarlos de ANTISISTEMA, OKUPAS, NIÑATOS DEL BOTELLÓN... etc. Aunque, bueno, gentuza como César Vidal ya ha salido por ahí vinculando estos movimientos con ETA: http://ocio.elnortedecastilla.es/famosos/el-escritor-y-periodista-cesar-vidal-vincula-los-manifestantes-indignados-con-et-19052011.html

Aquí en Málaga anoche 10.000 personas.
http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2011/05/20/indignados-malaga-toman-centro/423808.html
Todos etarras, ya se sabe, que aquí EN EL SUR somos todos del PUTO KALE BORROKA.

Blumm dijo...

Óptimo pensamiento. En negrita. Subrayado. Tamaño 14.

Tres temas secundarios.
1. Ruego y quizás rogamos que cambie el blanco tipográfico. Se funde la retina. Sudas leyendo.

2. (dos) Muñoz Molina, paisano, es como García Montero.

3. No temas al "de que". Lo vi forzado y como no encuentro tu correo lo escribo aquí.

Ante esta oración:

Paradójicamente, tengo la impresión de ninguno de los escritores que participan en circuitos minoritarios (...) no así la agenda cultural.

Quedaría, estilísticamente hablando, ya que rige un complemento directo así:

Paradójicamente, tengo la impresión de QUE ninguno de los escritores que participan en circuitos minoritarios (...) no así la agenda cultural.

Escribo esto aquí porque no doy con su correo, Mr. Ibra.

Saludos, de un lector del montón, de un escritor abuhardillado.

from #acampadajaen

L dijo...

Dices: " La sensación de haber perdido el horizonte político como consecuencia de la progresiva segmentación social en tribus/ categorías culturales que en nada tienen que ver con las propuestas de temas de interés desarrolladas en los medios de gran difusión".

Esa segmentación tribal/cultural - que, desde luego, tiene también su mundo paralelo en la segmentación socio-económica - ¿es resultado de una (supuesta) actitud hipercrítica hacia lo que se plantea como interés general - en los grandes medios o en la palestra política - o en la hiperduda sobre lo que las otras tribus promueven como el no va más de lo in (importante), de lo freak (rupturista, novedoso, creativo) y que nosotros vemos como irrelevante? ¿Nos está haciendo perder el horizonte político la hipercrítica en la que, se dice, deben formarse lo siervos del espíritu para ser almas intempestivas y paseantes solitarios?

¡¡Quémense en la cosa de Sol, ya que la tienen a mano y no ponen otra cosa!! Nunca se sabe sobre el momento de verdad de nuestras presencias o ausencias.

Creo que la proyección 15 M es momento necesario (y no utilicemos el adjetivo "ingenuo" porque pretender usar ese adjetivo sí es en verdad ingenuo---- quizás todo uso de adjetivos es ingenuo)

Salud y librepensamiento!!

PeterPank dijo...

"A group of boy scouts - armed only with indolent hopes - wants to save the world from the clutches of the occult dominant powers. The series has already started, and the next chapter is the second one. (The CIA and Nato have already booked their seat and popcorn)"

Luc Varela dijo...

Me ha gustado la reflexión.

Anónimo dijo...

Los ripios más ridículos sobre el 15M son dos que publicó Vila-Matas.