Páginas

sábado, 25 de julio de 2009

'La pantalla global'

Hoy apareció en Público mi reseña sobre 'La pantalla global', de Lipovetsky y Serroy. A continuación, un comentario del mismo ligeramente extendido:
Dentro del panorama intelectual que caracterizaba Europa durante los ochenta, Lipovetsky logró posicionarse como un pensador irreverente al ejercer una dialéctica de reacción contra le hegemonía de la que entonces gozaba la “escuela de la sospecha”; una actitud que desde entonces ha mantenido en todas sus obras. ‘La pantalla global’, pues, aparece ante los lectores del sociólogo a partir de su necesaria significación de la globalización, según la cual “nuestro universo social nos da derecho a ser a la vez optimistas y pesimistas” (‘La sociedad de la decepción’), y unos artilugios narrativos que ya determinan ciertas construcciones sensacionalistas en el género ensayo, esto es, la conjunción de una prosa anfetamínica con la que dar cuenta de los (supuestos) cambios radicales a los que nuestra sociedad asiste, y ciertos neologismos acuñados –en ocasiones, causa de rubor para la audiencia– con los que erigirse como predicador de una nueva era, en este caso, la ‘hipermodernidad’. Y aunque seguramente sigan siendo necesarios más trabajos de mirada poliédrica como el de Lipovetksy y Serroy (acostumbrados como estamos a previsibles confrontaciones ideológicas entre pares antitéticos), no deja de ser cierto que los momentos de clímax y sorpresa en la carrera del primero distan de esta pantalla global. Quizá el problema consista en seguir atribuyendo significados novedosos a una cultura que en verdad no ha cambiado tanto en los últimos años. “Heraclitismo” y consumo hipertróficos, apertura de horizontes sociales por parte del liberalismo… ¿A quién sorprende?

16 comentarios:

c dijo...

(Dudas del escriba Ramón Buenaventura en su librillo)

2009/06/24

"Los parámetros socioculturales de nuestro tiempo son:

a) La televisión: series, concursos, programas de éxito.

b) El cine: películas de éxito.

c) Los héroes: deportistas, actores, figuras mediáticas de variada índole (personajes de noticiarios), rara vez algún político.

d) La publicidad: anuncios que se convierten en chistes o en apoyos lingüísticos.

e) Los libros, pero no los literarios, sino los de venta rápida y abundante.

f) La moda, que controla los colores preferidos y el aspecto necesario de las personas.
Estos parámetros (también podríamos llamarlos valores, pero da miedo) suelen cambiar casi enteros a principios de temporada.
¿Podríamos afirmar que vivimos una cultura de temporada? ¿Podríamos afirmar que los parámetros socioculturales, antes del advenimiento de los supermedios de comunicación, duraban años, decenios, incluso siglos? ¿Puede algún artista plantearse la creación de algo duradero en un entorno como el nuestro?
A mí es que la cabeza no me da para más, pero piensen ustedes, por favor."

posted by RBRB 11:03
--

¿Cuántos libros marcan una época?,¿Qué frecuencia es necesaria para mantener el crédito de un pensamiento?¿Qué vacío no ha cambiado de era?¿What´s Going On?

Un saludo y hasta otra.

carlos maiques dijo...

Y sobre ese hallazgo debordiano de hace dos entradas:

(Hablando sobre los Insanos Anónimos de “la situación 24/7”, un extracto casi Foster Wallaciano para desengrasar inconscientes colectivos al borde de un golpe de calor estival)


These were his Insane Anonymous years. In 1992, Trow got some money from a producer to write a script about a fire in a chicken-processing plant in North Carolina, and he took Alison Rose along on a road trip through the South. “I can’t think of when I had more fun with any living person than I did with George driving around,” she writes. But it was on that trip that Trow made the following complaint about life: “The ongoingness of it is, frankly, a real problem.” By the time they got to Memphis, Trow was finished with Rose. “After the trip there were changes. He began referring to himself as Coldy Woldy. When he’d call and say, ‘Darling, it’s Coldy Woldy—get it?,’ the irony was so high it was almost unreachable … He said Coldy Woldy had replaced George, and he wasn’t kidding.”

[Ariel Levy, NYMagazine. Published Mar 19, 2007]

tu puta madre dijo...

Al único punto donde van a llegar este Ibrahim, es a la locura. Un intelectualismo que se mide por el grado de charlatanería.
Conversación típica de estos monigotes:

Menganito: Rorty, Deleuze,Derrida, Russell, Nancy, Foucault...

Fulanito: ¿Foucault? Pero si Barthes, Sartre, Genet, Heidegger, Deborn...

Menganito: No, no, te equivocas, Deleuze, Derrida, Malraux, Blanchot y Bataille...

Fulanito: Pero cómo con Huxley, Nietzsche, Leiris, Cocteau,Bukovsky, Celine, Lautreamont, Celán, Rimbaud?

Menganito: jajaja, Borges, Bioy Casares, Cortázar, Fernández, Valery, Gombrowicz...

Fulanito: Y qué me dices de Adorno, Benjamin...


Esta gente es idiota por cualquier lado. Bailan y bailan al compás de sus autores predilectos, como unos monigotes. Se pierden en "sus" análisis, pero estan vacíos, "no hay nada que haya leído antes"

luna dijo...

¡Halaaaaaaa cuántos autores en tan poco espacio! A Tu Puta Madre le van a dar el récord guiness de la envidia. Deberías ir pensando en meterla en el asilo, don Turco.



Tu Puta Luna,

Ibrahím B. dijo...

Anónimos terroristas:

Sois la versión dramática de Enjuto Mojamuto, es imposible no teneros cariño.

tu puta madre dijo...

Envidia de qué??Envidia de "saber citar"? envidia de su superioridad? envidia de mocoso apresurado por adoptar una forma, una pose? envidia de un sujeto que aparenta estar realizado? envidia de su aparente seguridad en el texto? no, no. A los que sí que envidio son a los que escriben con sus tripas. A todos aquellos que convierten su fracaso, su debilidad en poder. Si, eso si que merecen admiración. Ahora, los otros, los mil y un críticos (internet está plagado) esos que necesitan llenar un texto de autores y conceptos filosóficos para seducir, pues la verdad´mucha envidia no tengo, más que nada porque escapan de los otros, de los que son débiles e informes...

tu puta madre dijo...

Por cierto, creo que el uso de la palabra "envidia" es demasiado altivo (para variar). Me acerco más al record guiness del asco, de la repugnancia a los cobardes.

ana dijo...

jajaja
ibrahim te felicito por tan intensa recepción.
Un besote.

Anónimo dijo...

Ibrahim, seguro que con textos como éste tus acólitos aplauden como focas.

Ibrahím B. dijo...

Hey Ana, a mí también me extraña mucho esto. Voy a tener que empezar a mirar los bajos del coche.

Un abrazo,

luna dijo...

BUM!

Anónimo dijo...

Vaya, ahora con lo que aparece en público vía luna te van a salir por ahí más terroristas. Cuídate, que ya sabes lo que le pasó al de la canción de Albert Pla.

Un saludo.

Oche.

Ibrahím B. dijo...

Así me gusta, Oche. Que leas buena prensa.

Un saludo,

Anónimo dijo...

Jo Antonio. Qué apetecible todo. Lástima que el astro te tenga en su órbita. Yo también quiero kebab&lectura.

luna dijo...

Haha!

Anónimo dijo...

O mucho me equivoco o todo esta trifulca se reduce a que hay quien prefiere una tendencia literaria más emocional y menos intelectual. Yo estoy de acuerdo. Pero no es necesario insultar. Basta con ir a otro lugar a leer o a escribir. Yo, por ejemplo, aquí voy a durar bien poquito.

un abrazo
eps