Páginas

sábado, 16 de febrero de 2008

La parte de los crímenes: ¿Homenaje a Sade? (Bolaño-Bataille-Sade)

Extraespecial dedicación a todos aquellos que, como yo, han buscado explicación a la cuarta parte de 2666:

Al excluirse e la humanidad, Sade no tuvo en su larga vida más que una ocupación que decididamente le interesó: enumerar hasta el agotamiento las posibilidades de destruir seres humanos, destruirlos y gozar con el pensamiento de su muerte y sus sufrimientos. Una descripción ejemplar, aunque fuese la más hermosa, habría tenido poco sentido para él. Sólo la enumeración interminable, aburrida, tenía la virtud de extender ante él el vacío, el desierto, al que aspiraba su rabia (y que sus libros vuelven a presentar ante aquellos que los abren).

De la monstruosidad de la obra de Sade se desprende aburrimiento, pero ese mismo aburrimiento constituye, a su vez, su sentido. Como ha dicho el cristiano Klossowski, sus interminables novelas se parecen más a los devocionarios que a los libros que nos divierten.

Georges Bataille, La literatura y el mal

1 comentario:

Gaviero dijo...

http://cuadernogaviero.blogspot.com/
Bienvenido al Cuaderno Gaviero.