Páginas

martes, 18 de agosto de 2009

Mondo Sonoro como Libro de Cabecera: Esbozos comparatistas entre el pop de los EE UU atlánticos y europeístas y Europa

Se ha repetido en incontables ocasiones: la ausencia de una tradición facilita que EE UU asuma riesgos impensables en Europa, pero probablemente sea igualmente necesario apuntar a la prosperidad económica que legitima un estatus de vida al que con posterioridad seguimos las colonias a este lado del charco. Piénsese en la comparación entre el pop y la literatura woodyalleniana de los recientemente mencionados 'God Help the Girl' y Phillip Lopate frente al canon berliniano de la música pop en Europa y Madrizentro, a saber, y no necesariamente por este orden, The Secret Society, José González y Underwater Tea Party: Mientras la conciencia de clase de los primeros es evidente de un modo desmedido, verdaderamente autoconsciente, de lo que puede presumirse el agotamiento que sigue y la necesaria renovación de fetiches, los otros tres resultan bastante más crípticos desde una lectura marxista, casi a la búsqueda aún de una identidad de grupo. Sea como fuere, el lugar común catapultado por cualquier oyente a la escucha de TSS, JG y UTP desde su iPod en el patio de butacas es la espigada muchachada con camisa de leñador adquirida en 'Lefties', tenis y bluyins; tipos que todavía hacen gala del espíritu '-Ur': no alquilarán lofts, de acuerdo, pero sí ocuparán viejos departamentos en el 'downtown' de la metrópolis europea a cualquier precio, y por supuesto blandirán bastones ante la sola mención de especular con los cafés de viejo o salas de concierto indie sustituidos por asépticos neones de franquicia. Hasta cierto punto, late un residual ideario proletario-punk de urbanita explotado por un curro fool; o como Marti Perarnau dice en una entrevista para Lainformacion.com: “No vamos a vender discos ya. La gente no se lo va a comprar por 17 o 10 euros. Tiene que ir al Mercadona a comprarse la comida.” Un colono gringo habría apelado a centros comerciales de connotaciones más sofisticadas para representar su rutina. Ergo, ante este panorama, resulta tentador hacer apuestas sobre el estado del pop en la España Cañí Modelna tras la recuperación económica. Algo así como guitarrazos a la salida de Starbucks, o qué.





9 comentarios:

luna dijo...

cómprate un Vestax y dale amor.

luna dijo...

http://www.flickr.com/photos/digitalpiaf/3836809037/

han pasado muuuchas cosas hasta conseguirte esto, ché

Dillinger dijo...

Me gustan tus reflexiones, Ibrahim.
Me gusta tu blog.
Me gustan tus críticas.

Dillinger.

Ibrahím B. dijo...

Ya veo que eres un Malasañero de la Nueva España Cañí Modelna, canalla.

Te seguiré la pista.

Un abrazo,

Paula dijo...

Me gusta la lectura que haces de estos videoclips.
He visto en algunos blogs "lecturas" de todo tipo. No hace mucho una del GTA 4, donde se comparaba con la obra de Marcel Proust. Aunque me perdí un poco porque no he leido nada de este autor.
También he visto "lecturas" en Animación y cómic.
Siempre que he valorado algo me he ceñido a los elementos de ese arte, pero nunca se me ha ocurrido llevarlo al plano que lo has llevado tú.
En fin, darte la enhorabuena por la creatividad del texto.

Ibrahím B. dijo...

Thank u very much por tus palabras, Paula.

luna dijo...

Ya sabes, Herme comenzó en Qamerino con críticas a Videoclips. De aquí a Archimboldi.

StatuS2H dijo...

No sabía que existía una versión del tema Heartbeats de The Knife, veasé el original en

http://www.youtube.com/watch?v=VrjwqXwyzNU

Por lo visto José González hizo esa versión para sony, para un anuncio publicitario de sony bravia.

Sobre Underwater Tea Party en ese tema se nota una influencia brutal de Stereolab.

Nos volvemos a ver Ibrahim B. Que vaya todo bien, saludos.

Ibrahím B. dijo...

Normalmente los lectores de este blog suelen provenir de la literatura como interés principal, de modo que cuando alguien como tú irrumpe en debates como éste se me jode el chiringuito de la crítica musical y cultural de videoclips.

De The Knife ya me habían advertido, pero a Stereolab lo(s?) desconozco. Prometo ponerme al día tras oír sus palabras, maestro Jedi.

Abrazo,