Páginas

sábado, 26 de diciembre de 2009

Masculinidad Mick Jagger®: Significando el pitillo, o el Britpop como método adelgazante

(«Pruebas para la banda aquí», reza un cartel que apunta hacia una báscula.

O: ¿Se imaginan al líder de un grupo de britpop tripudo – como balón medicinal?

Impensable.

Como conferenciantes que cambian el jersey de cuello vuelto por un chándal del Manchester Utd, o algo así.

Actividad: interrelacione las transformaciones corporales y textiles que implica la adhesión a cualquier categoría cultural.

Resultado: En efecto, usted nunca consumió cultura; consume

identidades.)

Mick Jagger

Hablar de las transformaciones de la masculinidad en los últimos tiempos pasa necesariamente por revisar el modelo que Mick Jagger implanta algunas décadas atrás, y que Reino Unido se ha ocupado de exportar y reciclar en los últimos tiempos. La transformación corporal ocurre en este caso mediante la conversión del pitillo en canon anatómico, que a menudo transcurre en esa línea fronteriza que los anglosajones sitúan entre lo thin, lo slim y lo skinny: si entras, eres. Y en principio el pitillo es cualquier cosa menos masculino: Si el postfeminismo asegura que el actual complejo de inferioridad en los varones equivale a un justo pago de favores por siglos de sometimiento, entonces el pitillo —pensemos simbólicamente— podría ser la penitencia del corsé. Si me permiten la broma etimológica y andropocéntrica, el concepto de «pitillo» está más que justificado aquí: el pitillo encorseta el sexo masculino, lo convierte en algo incómodo de llevar. Lo castiga y lo (perdón) minimiza. Una amiga desencantada me confesó una vez que «los modernos la tienen pequeña»: si el pop es ironía y carnaval —aceptación burlesca de los errores y consecuente obtención de rentas del pesimismo—, ¿por qué no bromear también con eso? Como categoría cultural, el modelo indie del que hablamos lleva consigo una componente semiótico explosivo que nadie puede desencriptar, pues consigue hacer colisionar dos conceptos polémicos en nuestro tiempo: La Masculinidad Mick Jagger®, ¿legitima la tiranía de los cuerpos delgados presentes en la performance de la moda y las pasarelas? ¿O bien, eliminada la musculatura, el vello y cualquier signo de fuerza física, desarma el cuerpo masculino tradicional para resignificar su sexualidad ya-no-dominante? Dan cuenta de lo que decimos tipos como Pete Doherty o Jarvis Cocker, cuya barba en ‘Further Complications’ nos recuerda de qué color era su ropa cuando nació. Sea como fuere, sin duda alguna el icono que más atención me suscita es Jeremy Jay, pues Jeremy Jay es un ángel, un eunuco, una mujer sin pecho y con un pie de dimensiones masculinas, un artículo determinante neutro antropomórfico (it/ ello), un hombre asexuado, andrógino, de ninguna inclinación, estático, subversivo, zazén, que planta cara a la neurosis de la libido en Occidente: nada hay en él que pueda apelar lo más mínimo al deseo. Su imagen es abúlica, inexpresiva, acaso paralela a una generación biológica aburrida por el exceso.

What are you doing after the orgy?, se preguntaba Baudrillard.

¿Devenir ello?

Pete Doherty
Jarvis Cocker
Jeremy Jay

31 comentarios:

John Brown dijo...

Como decía Steve Coogan enfundado en la piel de Tony Wilson: "Aquí tienes un hombre que sabe semiótica"
I-Bra-h-vo

Matzerath dijo...

¡Mierda! Ahora voy a tener que devolver mis 511.

carlos maiques dijo...

511. Bajo el pulgar de Mick.

Y no te devuelven el dinero. Y te los tienes que quedar, y llevarlos puestos, y gastarte en ellos. Y es cuando no vamos a cambiar -¿el pinzamiento inguinosanguíneo, el futuro de una micronización?- que se busca una salida al circuito del juego de la oca. El hígado asume las funciones de un cerebro (alguien, algo, lo hace a esas horas, en esos pagos, y no es el bolsillo) y se va a pasear, pregunta las direcciones y atiende al final de los dedos que apuntan soluciones, con las que reeescribir acordes, pisar de nuevo las calles y repetir una suma. El placer de lo que se pierde contiene el aprendizaje de lo que podemos recordar una vez aprendemos el lenguaje. Otra vez salimos del silencio, interrumpiendo cada vez el continuo agregando pausas. Llenamos de solos intantes colectivos. Y no sólo eso. Claro que no.

Ahora bien, Mr. Berlin, sigue siendo Hot Lips un modelo que llega hasta Jeremy, o... (lo pregunto completamente en serio, dado que el abanico está algo más abierto que unos exfans del blues, ¿o que?)

John Brown dijo...

Matzerath, ¿usted viste o ha vestido alguna vez unos 511?
Se me ha caído un mito.
Yo le imaginaba siempre de traje chaqueta...

Matzerath dijo...

Sólo puedo pensar en la musculización, la seca angulización y la peculiarización (la competición, el gen diferenciador del atleta)progresivas de la hembra humana en la sociedad actual (Megan Fox, Angelina Jolie, Kate Moss, Scarlett Johanson).

Ibrahim B. dijo...

Es muy interesante tu apreciación, Mat. Hago un par de anotaciones al respecto: a) Hasta el momento no creo que haya una dialéctica diacrónica y sincrónica en la construcción de los cuerpos: la cosa no es que hombres y mujeres estén reaccionando contra las identidades sexuales de otras épocas, ni esté teniendo lugar un sutil proceso de transexualidad; no al menos a nivel generalizado ni en todas las categorías culturales; v.br.: compárense los (perdón perdón) atributos de Jeremy Jay con los de George Clooney o 50 Cent; b) Lo interesante en el fenómeno indie que abordo no es, pienso, la transexualidad sino la ‘deserotización’ y ‘desexualización’ de la imagen: si podemos decir que la pornografía californiana es el clímax de la sexualización de los cuerpos en la medida que atilda los atributos distintivos de uno y otro sexo, en los casos comentados simplemente no hay sexo. En Jeremy (y supongo que también en Mick y en Pete) me atrevería a decir que las únicas pistas son la voz y el nombre (y por cierto, a pesar de lo que digan, los desfiles de moda, antesala de la imagen indie, no son sexistas sino que hacen converger ambos cuerpos). Ítem más: entroncando con el post anterior, recuerdo a Agustín Fernández Mallo diciendo en el congreso de La Casa Encendida ‘Reiniciando al monstruo’ (nov/ 09) algo así como: “no deja de extrañarme que una trilogía en la que no hay ni sexo ni violencia haya alcanzado cierta popularidad”. Interesante resultado, pues, el de comparar la relevancia y la interpretación de la sexualidad en Mallo o en contemporáneos suyos como Ferré o Vilas. En este sentido hay que decir que Nocilla me parece puntera.

Saludos,

Anónimo dijo...

Sin embargo, Ibraím, la imagen deserotizada o desexualizada también triunfa en el terreno del erotismo y el sexo. Yo lo veo a diario porque trabajo (poco) en un bar de copas donde se pincha música indie y modelna , y te digo que aún siendo este bar el lugar más apartado de la naturaleza en relación con la virilidad de los cuerpos no deja por ello de ser un espacio muy muy proclive para el intercambio erótico.

Yo llevo los pantalones cagados desde hace demasiado tiempo así que lo de los pitillo lo veo tan imposible como llevar tacones de chúpame la punta.

Un saludo.

Oche

luna dijo...

Pero esos pantalones de 29.99 euros, grises y apretaos que le he regalado a Ibrah, van a triunfar.



Oche! Si lo hubiera sabido habría ido a tu bar!


El Doherty parece que va a pegarte un sidazo solo con mirarte. Que bien.

Ibrahim B. dijo...

Está bien esa matización, Oche, y la comparto —ya hemos hecho mención en posts anteriores a la necesidad neurótica de amor en la contemporaneidad etc etc—. Y desde luego que el intercambio sexual no desaparece con el modelneo’, pero la autocensura de la sexualidad es (radicalmente) opuesta a la de una sociedad constreñida, y pienso que tal vez sea esto consecuencia de la normalización y quién sabe si sofisticación a la hora de concebir el sexo. Ejemplo telúrico: mientras la educación secundaria es un hervidero de mozos granulados que fantasean por los codos con lo que han visto de madrugada en el canal local, y hablan y hablan y hablan de ello (esto es, el modelo de jovenzuelo que exclama: “¡jo, cómo están las pibas [las suecas]!”), el código social del sistema universitario supone un nuevo registro menos expresionista, más naturalizado, menos entusiasta también: en el momento en que el sexo se normaliza ya solo pasa a ser un tema de interés angustioso para quienes carecen de él. Algo así como distinguir entre quien habla de comida tras un mes tomando suero en el hospital y el gourmet incapaz de decidir si tomará mazikushi o nigirizushi en el japonés. Sofisticación, sutileza. Las cintas de Erika Lust (y todas las reivindicaciones por un porno de “buen gusto”) nacieron de ahí, sospecho.

Y sí, yo también tiro de pantalón cagao'.

Pero soy un chaquetero cultural.

carlos maiques dijo...

¡El código social del sistema universitaior! Me parecen muy divertidas esas definiciones de lo que pasa o no llega a ocurrir en los pasillos que van a parar en el mar de las clases o cafeterías. También creo que la masificación aplasta los picos diferenciales, por lo que la "normalización", más que un ocultamiento, es una textura indefinida de gestos. Sin olvidar, como dices (un chaquetero cultural, quién lo diría: ¿pantalones normales, 15€, micropana, chaqueta o sudadera con capucha?)que la ansiedad surge con la ausencia, paradoja que construye todo un universo paralelo de lo posible. Un saludo y hasta otra.

Ibrahim B. dijo...

Ejemplo de sutileza cero: estoy leyendo una cosa en inglés y no puedo sino maravillarme de la expresión que emplean algunos anglosajones para referirse al acontecimiento sexual: DIG.



Y ahora podemos volver al debate, si queréis.

carlos maiques dijo...

So you dig it?

o va, peor aún, por "dig" como en Dig for Fire?

Volvamos a los pantalones con dudas sobre la mnemotecnia emocional.

Pixies, Dig for Fire

http://www.youtube.com/watch?v=xekfBhiqfig

Prince and Sheila E, Love Bizarre

http://www.youtube.com/watch?v=Zts26_kyim4

Skream, Love Don´t Come Easily

http://www.youtube.com/watch?v=dq-lhh6QN5U

Ibrahim B. dijo...

Espero que nunca vuelvan las hombreras: parece una tarea difícil ensayar sobre las mismas.

Gracias por los videos,

carlos maiques dijo...

Hmmmm...

Habla con Mark E. Smith, cantante de The Fall y Von Sudenfed. Este mancuniano controla el asunto y otros más acelerados.

The Fall, Shoulder Pads, part 1

http://www.youtube.com/watch?v=ZNC2rXWyAhQ

The Fall, Shoulder Pads, part 2

http://www.youtube.com/watch?v=2AIBX-qpQxk&

Von Sudenfed, Fledermaus Can´t Get It

http://www.youtube.com/watch?v=iG-CLFPU6RY

luna dijo...

El dia de mi boda voy a ir vestida de Cheap Monday,
http://www.cheapmonday.com/


cueste lo que cueste meter las piernacas en ellos
http://www.hypebeast.com/image/2008/05/caliroots-cheap-monday-1.jpg

Oh, oh, oh.

carlos maiques dijo...

Shoulder Pads#1

All these fads
It's shoulder pads



On New Year's Dawn
To my surprise
All the Macca lads stayed at home
Picking antiques
Encloses
Cosy fleck with green bits
Main undercurrent, white spermatoze



My powers
Against them, half-useless
My senses
Alive have party



Was embarrassed but stuck with them
Walked, at shoulder, down the street, ridicule
They couldn't tell Lou Reed from Doug Yule
Suppressed hate romance



It was like being back at school



My powers before them resound
My powers heard language, two-time doom



Win populace, internal defeat
Their mob had a coup d'etat
Realize what they'd always wanted
Knew I was right all along
It wasn't then a Beatles song
Superhero in harlequin kecks
Dim-wit lecture, half read
Cursing black singers ten years dead



Was a clown in victim hat
Was shouldered and spurned



Then my powers did return....

Shoulder Pads#2

Knew I was right all along

Rock to Them, a Talking Heads album

Superhero in harlequin kecks

Dim-wit lecture, half read



Was I - victim in clown hat?

Was I - nearly turned



Then my powers did return....



Watch out!

Makers of fads



It's MES in shoulder pads



My powers none

Powers, said Batman



Said a twisted chill, flashes pan

It's MES in shoulder pads



Big fit deal for mothers of fads

It's MES in shoulder pads



You'd better

Line that bottom line

Against that different clan



Holding ankles

Rotten kecks

It's MES in shoulder pads

luna dijo...

Pitillos y mierda por la ciudad:
http://www.youtube.com/watch?v=FRHsIAj9QaA

Ibrahim B. dijo...

Me siento muy MAINSTREAM ante vuestras referencias.

Qué bien qué bien.

carlos maiques dijo...

Más mainstream, pues. A vueltas con Skream, sabrás que ha cogido las voces de uno de esos temas que han dado en llamarse ¿"cantaditas"?¿por qué?

De la necesidad de una melodía para poder a continuación destrozarla. O cómo de lo inesperado se extraen maravillas, no siempre.

Un ejemplo de la deformación de la expresión, las plantillas de significados y énfasis que subrayan cualquier apartado de los actos y sus lecturas. Mal expresionismo, American Angst Idolatría como la de. “candycoatedwaterdrops ”, un disco de Plumb de 1999 donde aparece la canción “Damaged”. Pero esto ya es universal, a lo Alex Ubago, a lo "qué no va a seguir cayendo". Epica diesel. Esto es sacar oro puro de un río, compara la canción original con el remix de Skream a partir de la remezcla de Plummett de 2003. Hay que oírlo para creérselo:


Plumb, Damaged, 1999

http://www.youtube.com/watch?v=UTlsDFuosgI

Plummet Remix, 2003

http://www.youtube.com/watch?v=bDuSnrOUfw0


Skream, Love Don´t Come Easily, circa 2006

http://www.youtube.com/watch?v=dq-lhh6QN5U



Another version

http://www.youtube.com/watch?v=zMJJeDOzKu4&feature=fvw

808 Remix

http://www.youtube.com/watch?v=uWeKbQ0D8YE&feature=related


--



Lo que se escucha en la de Skream, Love Don´t Come Easily


dreaming comes so easily ... cos its all that ive known...true love is a fairy tale..but im damaged so how would i know..

...soñar llega tan fácilmente.. porque es todo lo que he conocido... el amor verdadero es un cuento de hadas...llegará a acercárseme alguien...pero estoy herida...cómo podría saberlo...

--

Plumb, Damaged


Dreaming comes so easily
'Cause it's all that I've known
True love is a fairy tale
I'm damaged, so how would I know

I'm scared and I'm alone
I'm ashamed
And I need for you to know

I didn't say all the things that I wanted to say
And you can't take back what you've taken away
'Cause I feel you, I feel you near me

Healing comes so painfully
And it chills to the bone
Will anyone get close to me?
I'm damaged, as I'm sure you know

There's mending for my soul
An ending to this fear
Forgiveness for a woman who's now stronger
I was just a little girl, but I can't go back...
 
I can't go back...
 
I must go on....

John Brown dijo...

Mark E. Smith se parece al enano de Twin Peaks (en versión estirada, claro).

luna dijo...

Y de las camisetas de tirantes blancas no vas a hablar, eh? no vas a hablar?

Ibrahim B. dijo...

Creo que después de esto debería volver a hablar de libros durante al menos 30 posts más.

Matzerath dijo...

Las hombreras van a volver, mírenlo en style.com.

Las hombreras transforman la silueta deshumanizándola, deserotizándola, por eso en los ochenta eran el complemento perfecto de los pitillos.

luna dijo...

No! Abajo los libros!

carlos maiques dijo...

Style.com dirá lo suyo y es posible que lo intenten bien en serio, pero creo que la transformación de la silueta ya no pasa por la deshumanización de los hombros (no han prescrito en los universos virtuales, muy diferenciados) Las prótesis, los añadidos circulan por otras zonas del cuerpo, re-citándolo y re-erotizándolo. En todo caso, el regreso de las hombreras es una re-sexualización de la nostalgia, ese sexto elemento residual del deseo.

A por los treinta posts, que se leerán con ganas. Un saludo y hasta otra.

Anónimo dijo...

"Su imagen es abúlica, inexpresiva, acaso paralela a una generación biológica aburrida por el exceso." Y diría más: refractaria a cualquier idea colectiva destinada a eliminar ese aburrimiento. Perdón. Planta cara a la centralidad sexual. Vale, el sexo no es su movida. ¿Cuál entonces? ¿el amor, la amistad, Dios, la revolución? ¿Qué dice ese cuerpo?
(Ojo a la colega del tambor)

luna dijo...

Il y a aussi Delgados Blancuchos y Oscuros:
http://www.youtube.com/watch?v=KbHkwrGgsoA

Pero es tan feo!

Mira que guapo, sin embargo, Eduardo Benavente (que, eso si, no tenia el don de la palabra). Atiende a sus bracitos:
http://www.youtube.com/watch?v=B5BX0yl0vds


Y por ultimo, mi amor. ODIO a los Rolling. Toma:

http://www.youtube.com/watch?v=WIXg9KUiy00&feature=related

Matzerath dijo...

Nadie ha dicho nada de los emos ni de Tokyo Hotel. El mainstream de lo flaco y blancucho.

Respecto a lo de las hombreras. El deseo sexual es inherente a la ropa. No me acuerdo dónde leí hace poco que un comentario sobre que en las tribus de África, donde tienen poco que comer y andan siempre en pelotas, no están todo el día pensando en follar como nosotros, que vemos un coño y decimos ¡Oh, my God! Si los viéramos constantemente, necesitaríamos hasta danzas rituales para ponernos a tono.

Ibrahim B. dijo...

No sé, Mat, yo ya me he manifestado a ese respecto. Pero aviso, en breve saldrá un artículo en donde tangencialmente hablaré del punto de inflexión que los "hombres repulsivos" de Wallace suponen con respecto a sus antecesores, sexualmente torpes y, como tú dices, "pensando todo el día en follar" de un modo bastante desagradable. Lo que aquí estamos discutiendo es otro punto de inflexión con respecto a la masculinidad yuppie de los noventa. Ya hablaremos de eso.

Saludos,

Òscar dijo...

Pudo suceder así: opalazon.blogspot.com

Feliz Año Nuevo

La pequeña Delirio dijo...

Pensaba en una viñeta de "Tangencias", cómic de Miguelanxo Prado... después de hacer el amor, ella coge el cuadro de él (él es pintor) y se marcha diciendo algo así: "No sé si nos dejamos por convencimiento, o por razones estéticas"... en este relato la delgada era ella...

Repensar la masculinidad, menudo filón...