Páginas

domingo, 28 de febrero de 2010

Exhumación del Dios Grecopagano Modernakis II: sobre el ritual de la fiesta y la asunción del Otro

¡Oh amigos míos, no hay ningún amigo!

Aristóteles

Because we are your friends, you'll never be alone again

Justice & Simian Mobile Disco


Explicaciones biográficas aparte, la narrativa de Foster Wallace se inserta en esa tradición de la literatura filosófica de Occidente sobre la asunción del Otro de la que Derrida hablaba en Políticas de la amistad; una tradición que recorre «de Aristóteles a Kant, y después a Blanchot, pero también de Montaigne a Nietzsche, quien, al parecer por primera vez, la parodia invirtiéndola. Para trastornar la confianza en ella, justamente mediante un levantamiento». Derrida compara entonces la máxima de Aristóteles referida por Montaigne, «¡Oh amigos míos, no hay ningún amigo!» (“De la amistad”), y el ensayo de Nietzsche “De los amigos” (Humano, demasiado humano): «“¡Amigos no hay amigos!”, exclamó el sabio moribundo; “¡Enemigos, no hay enemigos!”, exclamo yo el loco viviente.» Para el caso que nos ocupa, Wallace aparece enteramente aristotélico: no en vano Infinite Jest abre con el ataque de ansiedad sufrido por Harold Incandenza frente al Comité directivo de la Academia Enfield de Tenis, ante el cual no puede exhibirse sino absolutamente torrencial:

No soy un chico que solo juega al tenis. Tengo una historia intricada. Experiencias y sentimientos. Soy un ser complejo. Yo leo. Leo y estudio. Apuesto a que he leído más que ustedes. No se crean que no lo he hecho. Devoro bibliotecas. Desgasto los lomos de los libros y los lectores de CD-ROM. Hago cosas como coger un taxi y decir: “A una biblioteca, y vamos ya”.

De ningún modo es casual que semejante intervención ocurra con un personaje que solo pueda hablar con los ojos entreabiertos, hermético, imposibilitado para salir de sí mismo. Algunos años antes, en “Hacia el oeste, el avance del imperio continúa” (La niña del pelo raro) se hablaba del ritual de la fiesta como

un abrevadero, un mercado de carne y un lugar de reuniones donde los focos nos dicen de qué modo debemos movernos al ritmo de la música. Una diversión enorme, anárquica y cerrada, una Fiesta: en la cual nosotros, cumpliendo con las Leyes de la fiesta, nos reunimos y fingimos con adusta fortaleza puritana que nos estamos divirtiendo mucho más de lo que nadie podría divertirse. (1)

Y en “Octeto” (Entrevistas breves...):

Se podría establecer la siguiente analogía: imagínate que vas a una fiesta donde conoces a muy poca gente y luego, de camino a casa, te das cuenta de pronto de que has pasado toda la fiesta tan preocupado por si parecías caerle bien a la gente que ahora no tienes ni la más remota idea de si a ti te caía bien alguno de ellos [...] Además, por supuesto, casi siempre resulta que a la gente que había en la fiesta no les has caído bien, por la sencilla razón de que todo el tiempo parecías tan poco espontáneo [...] que la gente se ha llevado la impresión subliminal y desagradable de que estabas usando la fiesta como un simple escenario donde actuar.

Pista para posibles lectores: Exhumación, relato que Luna y yo publicamos próximamente en Alpha Decay, plantea la colisión cultural que acaece cuando el nerd, el heredero de la figura de, llamémoslo así, (Herbert) Prometeo (Marcuse), alguien inserto en esa tradición de la literatura filosófica de Occidente, debe plantar cara a un escenario (el ritual de la fiesta) en donde el eslogan no es «¡Oh amigos míos, no hay ningún amigo!», sino: «¡Enemigos, no hay enemigos!» O, como apunta el track de Justice y Simian Mobile: «Because we are your friends / You’ll never be alone again».


Justice & Simian Mobile Disco, We are your friends

*

(1)

ZOMBIE from ZOMBIE CHANNEL on Vimeo.

Weak Wallace, icono pop, nunca ligó con Modernas de Malasaña


8 comentarios:

luna dijo...

La niña del pelo raro.


Y nuestros rostros expresivos,


my dear.


Bien,
bien.

Clément Cadou dijo...

¿Entonces el nerd prometeico autocentrado es incapaz de comprender el "comunismo cool" (luna miguel dixit) de la fiesta, ritual que se fundaría en el "Enemigos, no hay enemigos"?
¿O no lo he entendido?

a propósito de comunismo cool y de la inversión nietzscheana del "Oh, amigos míos, no hay ningún amigo". ¿Realmente es una inversión paródica? Posible exégesis alternativa: Sloterdijk ("El pensador en escena. El materialismo de Nietzsche", pp. 67-69.) interpreta "El nacimiento de la tragedia" de Nietzsche como la carta fundacional de un "socialismo estético" o de una "fraternité cósmica" (¿el ritual cool-comunista de la fiesta?)

[[Azar: una presentación foster-wallaciana y ansiógena. Clément Cadou, o sea, myself (p. m.) es el modernakis marginal que aparece justo después de luna miguel en la antología La casa del poeta, 2007. Persevere, luna, su poesía es prometedora]]

saludos a ambos, trataré de hacerme con Exhumación.

Ibrahim B. dijo...

Paciencia, Clément. No quiera saber todavía la trama del libro ;). Pero su intuición apunta buenas maneras.

Parece muy interesante lo que dices de Sloterdijk. No he leído 'El pensador en escena', pero por lo que cuentas ya debería estar frotándome las manos. Mil gracias.

Saludos,

luna dijo...

Exhumación estará en buenas manos!

Alvy Singer dijo...

No revela nada del libro, no teman. Todo eso está. Y más allá.

luckast0 dijo...

¿Y cómo diferencias los trolls que te critican por envidia o aburrimiento de los que desean ser tus buenos enemigos?


Ibrahím, ¿fundamos un Club de la Lucha? Tengo ganas de romperle la cara a un tipo inteligente como tú.
Si te veo flojo te dejaré ganar. Recuerdo que eso solía hacerlo muchas veces con gente que me caía bien; después de provocar la ira finjía mi debilidad dejando ganar a mi "enemigo", consiguiendo de esta forma romper la barrera de mi orgullo. Me sentía libre y exultante, puro; sin necesidad de demostrar a nadie mi bondad o mis virtudes. Y ya completamente exento de toda ambición no tenía miedo a nada.
Ahora siento que de nuevo estoy en este ciclo de anhelos inalcanzables que poco a poco me van aniquilando sin darme cuenta. Necesito autodestruirme para volver a renacer.




Choca y engaña un poco ver estos amplios, complejos y reflexivos textos en un blog sobre fondo rojo en una columna tan estrecha. Si no cambias la pantilla a otro formato creo que me veré obligado a pasar estos textos a Word e imprimirlos en papel. Eso sí, con el ordenador siempre al lado para poder rastrear todas tus mareantes referencias.

luna dijo...

Mi amor.
El día en que hagas caso a la gente y cambies el color de tu blog...

mi vida

nuestras vidas!

No van a ser lo mismo, no.



Bisou.

Alvy Singer dijo...

Si, lo de poner una plantilla blanca con textos negros sería muy bonito eh...