Páginas

martes, 18 de marzo de 2008

Suck my lips, digo mi nostalgia

Todo arranca en un tren con amigos dirección Zurich Interrail un verano en el que sol brilla para todos nosotros debemos ser el futuro ¿no?

exactamente los mismos que hace unos años flipábamos con cintas de Kool Savas porque éramos unos esnobs del rap ahora hablamos tres y hasta cuatro idiomas

esbirros del colegio francés educados con nodrizas comiendo y cenando solos con videoconsolas y libros Qué raro aquello de que los viejos parecieran ignorar el humo del hachís escapando por el resquicio de la puerta de la habitación

currículums de más de dos páginas sin paja.

Papá paga todo esto y mucho más mochilas que contienen sueños risas por las vías a lo largo de toda Europa eurócratas guapas subidas en tacones vistiendo ropa gorda cuando Bruselas no mira expertas en Relaciones Internacionales

Mamá me descubre leyendo Der Spiegel a horas intempestivas.

3 comentarios:

en tierra de nadie dijo...

El futuro llegó antes de lo previsto.

Estábamos demasiado preparados.

A pesar de todo, no pudimos hacer nada.

Viejos que se preocuparon más por engordar él CV (Ridiculum Vitae, alguien dijo) de sus hijos que su afecto. Una Visa Platino en vez de corazón. Presumir de vástagos, eso sí, que no falte: el mío mejor que el del vecino, siempre.

Shit, IB, al final todo se reduce a eso. A Big Big Big (Mac) Fuckin Shit.

Wilco dijo...

Impresionante, por varios motivos

Un aBrazo

Wilco dijo...

Thanks, man
Veré "Las razones", tengo pendiente un libro de Isabel Coixet "La Vida secreta de las palabras".

Si lo lees ya me dirás.

Reality's soft machine

Un fuerte abarazo, tío