Páginas

domingo, 9 de marzo de 2008

Volkswagen, Thomas Friedman, McLuhan y Ridsect

Normalmente acostumbro a establecer un hilo conductor cuando cuelgo sampleos en el blog. Hoy no. Hoy no hay razonamiento alguno que justifique este espacio compartido entre un Volkswagen, Marshall McLuhan, un insecticida y Thomas Friedman, lo cual no es óbice para que disfruten de la creatividad y el pensamiento en su máximo esplendor.

1. Comenzaremos por el tema del día: Las elecciones. Si TODAVÍA no han votado y mi partido no les convence lo suficiente, sigan el devenir natural del pensamiento humano desde su nacimiento hasta su muerte. En este caso es la sucursal de DDB en París la que nos recuerda las distintas fases a partir de la caravana hippie por excelencia:



2. ¿Conflictos bélicos? ¡Diantres!, ¿en qué demonios estábamos pensando? Ni Alianza de Civilizaciones ni 0,7 ni nada que se le parezca a una política social cooperativa. El consejo de Thomas Friedman es bien sencillo: monte un McDonald’s en su país. Alucinante. Recomiendo la lectura entera del libro en cuestión. A veces llega a convencer:



No two countries that both had McDonald's had fought a war against each other since each got its McDonald's.

Y:

Armed with this data, I offered up "The Golden Arches Theory of Conflict revention," which stipulated that when a country reached the level of economic development where it had a middle class big enough to support a McDonald's network, it became a McDonald's country. And people in McDonald's countries didn't like to fight wars anymore, they preferred to wait in line for burgers.

Thomas Friedman, The Lexus and the olive tree.

3. A continuación, un argumento para sacar a colación cuando alguien les reproche: «¿Posmodernidad literaria? ¿¡Mandeeeee!?»

Si usted quisiera estudiar el medio de la radio y el impacto que tiene en la sociedad, sería recomendable mirar lo que le sucede a la radio en una película. ¿Qué uso se hace de la radio en la película?

Marshall McLuhan, 1959

4. Y para terminar, y a modo de desahogo tras tanta política, globalización y demás, les propongo una historia de amor que a mi me conmovió más que el 95% de la literatura que leo. En realidad se trata de dos anuncios producidos por DDB Worldwide en Singapur para un spray antimosquitos. Su poesía es inconmensurable. Atención también las moscas homosexuales. Es francamente sobrecogedor. (Si tienen problemas al aumentar las imágenes, hagan clic aquí).