Páginas

domingo, 16 de diciembre de 2007

Obsesiones del autor: El tiempo muerto

Hay que matar las horas. Mientras esperas. Las horas perfectas son las que paso delante de esta máquina. Pero hay que tener horas imperfectas para obtener horas perfectas. Tienes que matar diez horas para hacer que otras dos horas vivan. De lo que tienes que tener cuidado es de no matar TODAS las horas, TODOS los años.

Charles Bukowski, El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco



Aquél era el problema de ser escritor, ése era el principal problema: tiempo libre, demasiado tiempo libre. Tenías que andar esperando a que se acumulara el material para poder escribir y mientras esperabas, te volvías loco, y como te volvías loco, bebías; y cuanto más bebías, más loco te ponías.

Charles Bukowski, Música de Cañerías



El patrimonio que más nos pertenece: las horas en que no hemos hecho nada… Son ellas las que nos forman, las que nos individualizan, las que nos vuelven desemejantes.

Ciorán, Ese maldito yo



Como recuerda Antoine Compagnon, Proust anteriormente estaba de acuerdo con Taine cuando decía que las horas de ocio eran las más fecundas para el espíritu

Christian Salmon, Tumba de la ficción

1 comentario:

Nacho Montoto dijo...

Hay que matar el tiempo a golpes de tinta.