Páginas

jueves, 17 de abril de 2008

Sobre la obra de Pablo Muñoz

Dejo a continuación una brevísima digresión sobre la obra del ya célebre crítico cultural Pablo Muñoz, a.k.a Alvy Singer —cerebro privilegiado donde los haya—, originalmente planteada como comentario para el blog de Jorge Carrión:

Hacía algún tiempo comentaba que una de las dificultades a la hora de comprender —o seguir, más bien— la ensayística de ciertos autores mutantes, radicaba en la impredecible procedencia de las fuentes empleadas. El hecho de que las bibliografías esenciales para abordar asuntos de carácter literario se vinieran abajo, en aras de unas influencias más o menos aleatorias, tiene por ventaja la eclosión de una creatividad demoledora. Hasta aquí, de acuerdo. No obstante, este anárquico método de cruzar datos puede producir un efecto de desconcierto en el lector.

Pablo Muñoz lleva a un límite peligroso la miscelánea de fuentes. Y aunque me resultaría absurdo establecer categóricamente un (razonable) número máximo de citas por metro cuadrado de papel, creo que en la obra de Pablo a menudo cuesta discernir entre la mera erudición —o spam, o (más o menos) anecdótica cartografía/ biografía de lecturas particulares— y la creatividad ensayística. (¡Ojo!: evidentemente, sería absurdo negar la producción de ideas del autor; ni mucho menos.) Aún más, quisiera pensar que la nueva sensibilidad avant-pop no es un mero trasunto del estilo académico en el que permutar referentes agotados por otros de mayor actualidad. Tengo toda mi fe depositada en ello, muchachos.

4 comentarios:

Miguel Espigado dijo...

Hola Ibrahím. Personalmente alucino con la erudición de Alvy Singer, que además sabe desplegar con prosa simpática y ágil, al revés que tantos otros. Pero reconozco que, a pesar de que le he dado varias oportunidades a su blog, no suelo visitarlo porque habitualmente no me entero de nada de lo que está hablando. Creo que si Alvy siguiera evolucionando hacia un estilo más comunicativo sin duda contaría con la admiración de muchos más que los (pocos)que hoy pueden seguirle, incluida la mía propia. Un saludo.

Ibrahím Berlín dijo...

A veces me pregunto si la insultante juventud de Pablo no le habrá reparado, en algún que otro momento, más resultados negativos que positivos. Como si de carne de morbosos se tratase, ya tú sabes. De hecho, me sorprende que siendo como es un bloguero de referencia para todos los seguidores de la obra Mutante, no reciba crítica alguna, ni positiva ni negativa, cosa que desde luego sí se observa en otros muchos espacios de debate. Esto, tal vez, se traduzca en que su blog probablemente cuente con un importantísimo número de visitas, un pequeño número de lectores, y un privilegiado círculo de auténticos entendedores de su obra.

Estoy contigo y con Jorge Carrión en que si canalizase de otro modo su potencial (al cual muchos otros como yo, de su misma generación, no llegamos ya), sería ciertamente genuino.

Un abrazo, Miguel. Encantado de recibir tu visita.

Miguel Espigado dijo...

Ibrahím, encantado de conocer tu blog y tu trabajo. Seguiré por aquí.

Alvy Singer dijo...

Tan educativo que me lean como que me reseñen, para que así aprenda. La claridad es algo sobre lo que hay que trabajar y en ello estamos.