Páginas

lunes, 19 de enero de 2009

Extractos de ‘The Underground Review of Books’ (enero, 2009)

Queda claro que la prosa de Ibrahim B. conserva un insoslayable elemento de debilidad personal: frente al gusto que la figura del autor deje entrever en lo relativo a la erótica de la crítica, o la institución universitaria como fecundo germen de existencias enlazadas por un poso de sectarismo tolerado, eugenésico, vaya: rasgo inherente a su topoi «capitalismo de los sentimientos», y que da cobijo a una escaramuza sin tregua por copar puestos privilegiados al actualizar uno el devenir de sus personajes; no deja de sorprender ese afable arnés umbilical suyo, que rara vez le deja alejarse demasiado de unos orígenes sociales netamente pop; casi como si a título inconsciente intentara avisarnos de que él no es ningún apóstata, y que, para bien o para mal, aún contiene su material genético vetas de un paso por barrios to’ feos ahí: deprimidos y decadentes. Cuna de perdedores radicales. Como si con las manos a modo de bocina dijera: «Me encantaría ser un gentleman, pero mi chaqueta es H&M.» Peor aún: «Quisiera escribir como narradores centroeuropeos a comienzos del xx, pero debo conformarme con añadir cierto componente de sofisticación a la ficción de género, pulp, underground