Páginas

viernes, 23 de enero de 2009

Homo Sampler Resaca

"Relato Pop” (Ensayando en la Ficción): Hallamos aquí, en estas escasas 16 páginas, algunos de los más remotos orígenes de ese sociólogo agudísimo que más tarde llegaría a ser Eloy Fernández Porta. Nada de lo que en “Relato Pop” (Caras B, Debate, 2001) se cuenta está abandonado al azar —sin que ello deba suponer un rasgo necesariamente positivo—. Presuponemos además una cocción lenta, tediosa y amarga incluso, de semejante texto, que además exige todo un aparataje de narradores empotrados: una Clara Fernández Porta traduce y edita en el futuro el testimonio de otro/a narrador/a, en cuyo caso se refiere a dos amigas diferenciadas por el dinamismo a partir del cual entienden la moda. Luego, como al Perec de Especies de espacios, al autor le apasionan aquí los reenvíos a pie de página. Cincuenta y dos de ellos conforman una exploración topográfica de cierto imaginario pop que, con el paso de los años, crece en su carácter fantasmagórico. Hay sitio en este cuento para interpretar el avatar de la Wannabe-pija («Persona que trata de aparentar riqueza sin conseguirlo, por falta de medios o de cultura visual, a la manera de los poetas decadentistas de finales del siglo xix»), establecer una suerte de dicotomía de la mujer a partir del «enfrentamiento entre Evax y Tampax», abordar la antropología de las botellas de vodka Absolut —que ha conseguido alcanzar un nivel de identificación con su consumidor casi perfecto—, significar el WonderBar, establecimiento de moda en la ciudad de Boston «hasta el final del milenio»; integrar la revista MUFACE como hipotética fuente bibliográfica legítima, etcétera, etcétera, etcétera. Ni que decir tiene, el pulso narrativo —llamémosle— artefactual que Fernández Porta esgrime es cualquier cosa menos pop.