Páginas

domingo, 18 de enero de 2009

(Moodysson – Minchinela – Toteking – Álex Robinson)

Detengámonos en Lukas Moodysson y la interpretación que lleva a cabo sobre el film Fucking Amal del Instituto de Provincias como institución ultraconservadora, cuyo sentido del gusto queda sublimado a veleidades de los mass, y en donde no existe espacio alguno para conductas sexuales, digamos, anómalas, queers, como tampoco para freaks o nerds ¡! – Raúl Minchinela desgajando la abyección del provincialismo en ‘El cabrón del campo’. Luego vendrá el germen de una vendetta sin concesiones, desarrollada en la peregrinación hacia la ciudad que se lee como caldo de cultivo para microsociedades de inédita especificidad: Facebook y su fanatismo, a ratos kitsch, a ratos escondiendo la quiebra de los intereses que materializaran un hipotético Volkgeist. O por qué en Palestina caen bombas y aquí disertamos sobre los nuevos desafíos de la crítica. Toteking: «La peña de la clase entonces se reía de mi, y ahora yo vivo, y ellos tienen que sobrevivir». Otro: leemos en boca de un personaje en Más Malas Ventas (Álex Robinson): «Lo único que me ayudó a pasar esos años fue imaginar el futuro, cuando yo triunfara y todos mis enemigos fueran unos fracasados.»

7 comentarios:

luna dijo...

Me detengo.
Menos cabrones y mas suecas.

Blumm dijo...

Leer este blog es algo patafísico, jarryano. Pero hay más, me asusto cuando voy al baño a verme los ojos recién leída una entrada: sólo veo dos manchas rojas...

Y me asusto, y me pitan los oídos.

Raul Sensato dijo...

La Volkgeist del Facebook. Poca broma. Sí señor.

Ibrahím B. dijo...

Suecas, suecas. Estoy de acuerdo.



Muchas gracias por tus palabras, Blumm: convierten el ejercicio de mantener el blog en una responsabilidad total.



Raúl: los accionistas de ibrahim-berlin.blogspot.com celebran tu firma.

Anónimo dijo...

"O por qué en Palestina caen bombas y aquí disertamos sobre los nuevos desafíos de la crítica."
Cierto desasosiego y desconcierto. Tufo a remordimiento y un "no sé yo" provoca este intento de producir un tiempo real. Pero está dicho.

Un saludo

(Oche)

Ibrahím B. dijo...

Buena observación, Oche, aunque no estoy seguro de saber hacia dónde apuntas exactamente.

En todo caso, el extracto que sacas a colación no estaría tan jalonado por el remordimiento (como digo en el último post, procuro prescindir de pedagogías), sino que más bien se me antoja claro ejemplo del fragmento de intereses hacia el que nuestra cultura se dirige, y que se observa materializado en blogs o facebooks, tanto como en la próxima caída del generalismo en los mass.

Supongo que moralmente punible es el hecho de que aquí obviemos determinados temas que se presumen de interés social en la agenda setting. No obstante, es lo que hay: de momento me limito a lo mero descriptivo.

Anónimo dijo...

Es una sensación propia originada por el hecho estar ocupado en otra cosa. Y de no saber. De todas maneras me parece significativo que traigas a colación, como de pasada yaún sabiendo que no se nos puede dar de ese modo, el problema gazatí.
Un saludo.