Páginas

domingo, 8 de febrero de 2009

En torno a la seducción: La frase de apertura

Entre Chejov y el avatar del bon vivant-donjuanista nocturno hay una relación de parentesco insoslayable, antropológicamente digna de ser celebrada, a saber, el hecho de que ambos dispongan un aparataje retórico de peso y una conciencia radical al hilo de la importancia que descansa sobre la primera frase, sea para perpetuar la seducción a los lectores o a un sujeto atractivo desde un punto de vista netamente sexual. ¿Cómo entrar?, es la pregunta que —antes de devenir Angst vor Etwas en el caso de quien no acostumbra a teorizar antes de asumir el ritual de la fiesta— alguien formula en cualquier discoteca de Occidente; ese señuelo impregnado en altas connotaciones eróticas hacia el cual el liberalismo económico manifiesta especial cariño (gástate tu pasta en la barra, y serás recompensado) – O qué tiene el ocio de madrugada que no pueda practicarse durante el resto del día, si no la creencia generalizada de que entonces, y solo entonces, el mercado sexual permanece abierto. Es precisamente por esto por lo que el avatar bon vivant-donjuanista nocturno cuenta con un handicap añadido, dado que mientras el lector juega con su propia voluntad para ser atrapado por la narración; en un espacio dedicado en última instancia a la interacción carnal, el individuo comunicado por esa primera frase, mejor, eslogan —a fin de cuentas es a través de la misma sentencia como uno trata de ponerse a la venta—, sabe que el pacto narrativo es de carácter dicotómico. Es decir, el receptor sospecha que tras el prurito de buen rollo solo hay un holograma configurado con el objeto de esconder cierta petición para intercambiar flujos. Ergo si no te comes un rosco, raro es que escribas buenas ficciones, chaVal.

15 comentarios:

luna dijo...

que pringao.


suerte en el dentista, por cierto,

voy a ver si no me estalla el corazon de tanto cafe.



bisou.

Vicente Luis Mora dijo...

Hace años que no salgo de ligue, así que no sé muy bien, a la luz de tus palabras, si eso supone que escribo decentemente o que, además de no comerme una rosca, ya no tengo ni idea de cómo hacer una primera frase...

Vicente Luis Mora dijo...

Por cierto, el otro día un amigo me dijo que hay una primera frase que no falla nunca para ligar: "Conozco a tu padre, y me ha dicho que me aleje de ti".

Vicente Luis Mora dijo...

Por cierto, el otro día un amigo me dijo que hay una primera frase que no falla nunca para ligar: "Conozco a tu padre, y me ha dicho que me aleje de ti".

Ibrahím B. dijo...

Usted está en el hall of fame, Vicente. No sea modesto, eh, que aquí profesamos devoción por sus primeras palabras. Y su amigo, todo un sociólogo de la nocturnidad.

Un abrazo,

luna dijo...

Y sin embargo cómo huyen cuando eres tú la que les dices “mi padre me ha dicho que no me acerque a ti”. Ya se imaginan al progenitor en cuestión, con la vena del cuello hinchada, y aspecto de insecto cortapichas.

Alvy Singer dijo...

Uy que malo debe ser Borges, entonces ¿no?

Alvy Singer dijo...

Desde luego, en el caso de Philip Roth, santo follador, esto es MÁS QUE CIERTO.

Alvy Singer dijo...

Easton Ellis tiene buenas primeras frases, pero muchas de sus novelas son simples y tienen mucha artrosis. Gore Vidal también tiene grandes primeras frases.

Aunque hay quien dice, Mario Bellatín diría, que escribe porque no sabe comunicarse de otra forma. Estoh...

Hautor dijo...

Supongo que por muy brillante que uno sea en su primera frase, y por muy bien que 'entre', al final con los libros pasa lo mismo que con la vida. Que son ellas (los lectores) las que eligen.

Ibrahím B. dijo...

Caramba, Alvy, no era mi intención mandarle a practicar el comparatismo con escritores de tan variado sex appeal; aunque propóngalo para una cátedra, oiga. Me han dicho que en la Pompeu son unos majos.



Pues sí, Hautor. Arriba la sensatez. But not yet, que diría Robbie Williams.

Valentina Pov dijo...

Empiezo a dudar si nuestras conversaciones dominicales te hacen algun bien, amigo Ib. De todas formas hay que acabar (right now!)con la creencia absurda de que el mercado sexual sólo abre tras la cena. Por mi parte, voy a ver si consigo algo de comer para la hora de comer...

Saludos

Oche Zamora dijo...

Una creencia muy arraigada, tanto que en algunos casos sobrevive hasta en la vida conyugal. Y eso ya es más penoso: incapacidad para entrarle, no ya a chavalitas desconocidas en el superpub sino a tu propia novia en el minipiso, antes del postre de la cena. De ese modo ni las primeras frases del diario.

Hay que salir de casa mínimamete bebido(lo digo por la pasta).

Saludos.

Alvy Singer dijo...

Ahora entiendo porque Loriga se folló a la Rosenvinge. A LA BELLÍSIMA C. ROSENVINEG. A LA INFINITA C. ROSENVINGE. Títulos alternativos: Éntrame con una frase largaca, y ya veras como disfrutas Jaca / O follas o no mola.s

Granito dijo...

La mejor manera de ligar es lo de siempre, el equilibrio entre los huevos y el aceite. Y el limón(o el vinagre)dejarlo para el final.

Y te queda una mayonesa dPM.