Páginas

jueves, 27 de noviembre de 2008

Apéndices

(Más sobre Breve Historia Contemporánea del Sexo Masculino y su Imparable Debacle & La Esquizofrenia de la Experiencia) 

El horror a la relación unilateral: 

«¿Cómo pueden perseguirse objetivos a largo plazo en una sociedad a corto plazo? ¿Cómo sostener relaciones sociales duraderas? ¿Cómo puede un ser humano desarrollar un relato de su identidad e historia vital en una sociedad compuesta de episodios y fragmentos? Las condiciones de la nueva economía se alimentan de una experiencia que va a la deriva en el tiempo, de un lugar a otro, de un empleo a otro. (…) El capitalismo de corto plazo amenaza con corroer aquellos aspectos de la personalidad que unen a los seres humanos entre sí y brindan a cada uno de ellos la sensación de tener un yo sostenible.» 

R. Sennet, La corrosión del carácter 

La infinitud de posibilidades de acción circunscrita a la topografía urbana:   

«Me lo decía mi padre antes de que abandonáramos la provincia: en Madrid, un hombre puede ser lo que quiera, lo que quiera.» 

J.J. Millás, Los objetos nos llaman 

Y la deriva rosa del capital (!): 

«Vivimos, o al menos eso se nos dice a menudo, en una era postfeminista. Las mujeres jóvenes no muestran gran interés por un feminismo que, a su juicio, habla de luchas que ya han concluido con éxito y que cayeron en el olvido hace años. tanto en las regiones ricas del planeta como en las pobres, las mujeres han terminado por incorporarse a los aparatos de la economía estatal y transnacional, y cada vez se valora más la imagen tópica de la «mujer» con sus supuestas cualidades específicas. Asistimos a un proyecto desradicalización: la cooptación del discurso feminista por parte del capital.» 

Erica Burman, La fragilización de las relaciones sociales