Páginas

viernes, 25 de enero de 2008

Ironizar el Capital (El problema de la adhesión doctrinal) (Brieva-Secall-Porta-Richards)

(AVISO: este es un texto doctrinal) ¿Adivinan ustedes a qué me refiero cuando digo que la literatura debería hacer un mayor hincapié sobre el capitalismo que nos envuelve? ¡No hombre, no! No hablo de escribir panfletos, ¡qué va! Si el mundo se resolviera a base de panfletos, les aseguro que no cogería nunca un libro de poemas. Lo prometo. (Como también prometo no volver a argumentar de manera tan laxa). Lo que yo digo, aquello sobre lo que suelo insistir en esta casa, es en el texto de doble rasero, algo que no se entregue de antemano cerrado al receptor. La ambigüedad como consecuencia de la imposibilidad para persuadir a través de los media, del hecho de que estos solo repercutan muy comedidamente en el sistema cognitivo del receptor. A modo de ejemplo, propondré a dos dibujantes de comic: Miguel Brieva y Joaquín Secall. Del primero de ellos, aun a pesar de su evidente carácter de denuncia, sospecho que podría ser leído por uno de esos personajes obscenos que él retrata —personajes que llevan al límite los presupuestos de la sociedad de consumo—. Por su parte, Secall ironiza con la estética indie y urbana, vinculándola a menudo con asuntos de interés social.

Brieva:




Secall:


Y para concluir, unas palabras de Fernández Porta sobre el error de la “adhesión doctrinal”:

La liberación cómica es la modalidad discursiva que logra su efecto estético postulando una revolución que —en el lenguaje mismo que la describe— se nos aparece ya como irrealizable o paródica. […] Su problema —el problema que impide la justa evaluación de las literaturas relacionadas con el pop— es que no entiende la modalidad de ironía que está en juego. La confusión que se produce en la entrevista es, en efecto, una de las modalidades de malinterpretación de la ironía, que I. A. Richards describe como «el prejuicio de la adhesión doctrinal».

(Imágenes de: http://comosercomomago.blogspot.com/2007/12/24-vietas-de-miguel-brieva.html, y http://s85.photobucket.com/albums/k56/lagambanegra/?start=20)


3 comentarios:

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

En definitiva, no casarse con nadie, o si te cases que no se note, o todo lo contrario.
Más Porta y menos Elvira Lindo coño, que sus voces hay que buscarlas debajo de las piedras.
Muy bueno IB.

Ibrahím Berlín dijo...

"no casarse con nadie, o si te cases que no se note, o todo lo contrario." En fin, no podría sintetizarse mejor.

Un saludo.

hautor dijo...

Como siempre,la cosa depende del receptor al que vaya dirigida la obra. Y de los tiempos. Hay momentos y lugares en los que es necesario dejar a un lado la ironía y el distanciamiento. Yo rizaría el rizo, e incluiría (lo intento, al menos) los dos discursos, el más y el menos irónico, dentro de mi obra. En lugar del "no se nota y no traspasa", el "se nota, traspasa, y todo lo contrario".

Un saludo.