Páginas

jueves, 31 de enero de 2008

Ironizar el sexo (Finkielkraut-Bruckner)

Aunque hoy pueda parecer que Finkielkraut es uno de los franceses más aborrecibles que ha parido el país vecino, hubo un tiempo en que sentido del humor no era precisamente lo que le faltaba. Incluyo en este post fragmentos de los “interludios” que aparecen en El nuevo desorden amoroso, conjuntamente escrito con Pascal Bruckner y publicado hace ya 31 años:

AVISO A TODOS LOS PREOCUPADOS

La dimensión del pene carece de importancia

Las erecciones masculinas normales varían de 15 a 17 centímetros. Pero es absolutamente ridículo sentirse psicológicamente disminuido si tu pene no alcanza, completamente erecto, más de 12 o 13 centímetros. Repetimos que no importa tanto la dimensión del objeto como el uso que se hace de él. Y, por tanto, carece de toda gravedad que el órgano erecto no supere los 8 o 9 centímetros (lo que sigue siendo muy honorable), y tampoco debes sentir la menor alarma si tu verga hinchada sólo mide 5 centímetros o 4 o 3 o 2. Y si tu pene no supera los 50 milímetros o un centímetro, su talla en tal caso carece en absoluto de toda importancia.

*

DEBILIDADES DE BASE

1. «Todo ser humano sonriente es hermoso. La sonrisa despide una energía positiva. Hay demasiadas personas que se sienten feas; se trata de la peor de las alienaciones. Basta con que radien un poco de felicidad para que se conviertan en hermosas. Si se creen feas acaban por serlo.» (Jim Haynes).

En otras palabras, eres jorobado, arrastras la oreja, llevas una peluca de piel de culo, la nariz en las sienes, los dientes cariados, la cara tres veces aplastada por accidentes; pero, seguro, tío, cómo irradias cuando sonríes, cuánta energía despliegas, las tumbas a todas; vamos, Quasimodo, eres el más guapo. Qué suerte, tío.

*

SOBRE LA VAGINITIS O LA IMPOTENCIA
LOS CINCO DISCURSOS, CINCO MÉTODOS POSIBLES

El sexólogo, inmediatamente práctico: varios problemas se entrelazan en su caso, comience por untar el glande de su pareja con mantequilla o vaselina, piense en cosas que le exciten, reactive sus fantasías en el momento del acto sexual. Si los síntomas persisten, siga unos cursos de orgasmoterapia, entre en un grupo de Sexología humanista, lea Libertad, Igualdad, Sexualidad; La pareja y sus caricias; Masajear su glande, vaya a ver films eróticos; resultado garantizado en un mes.

El psicoanalista, altamente sabio: Eso se remonta sin duda a mucho tiempo atrás, Vamos a explorar conjuntamente su cuerpo anterior, échese, le prometo una erección dentro de seis años…

El militante, eminentemente histórico: Acorralado en sus insuperables contradicciones, el Capital golpea hoy en el mismo corazón de nuestra intimidad. Camarada, si quieres recuperar el pleno ejercicio de tus facultades amorosas, ven a derribar con nosotros, en la lucha, ese monstruo odioso que nos castra a todos…