Páginas

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Lo llamaré piedra angular (fragmento)

(Gil Calvo - Burman - Offenbacher - (Jenna) Jameson)

Cuando a lo que te dedicas es a poner en práctica una suerte de literatura del zapping, sabes de antemano que se trata de un ejercicio en donde vas a quemar todas tus toxinas, es decir habida cuenta de que tu misión aquí es la de simular algo así como la interactividad que define el trato del espectador para con su aparato televisivo o videoconsola, y de que la esquizofrenia por la experiencia característica en el capitalismo de ficción nos conduce a un angst inconmensurable hacia aquello de lo que no tomamos parte; has de ser hábil y cambiar de canal (historias que serpentean entre sí) antes de que tus lectores empiecen a bostezar. * Conducir este trasto se parece bastante a ser el carbonero que alimenta un tren de deportados: todos y cada uno de los rostros masculinos que veo picar su billete aquí, de madrugada, ilustran su derrota en el combate de gladiadores contra la nocturnidad y su desafío último. (Esa mirada cansada, esa apatía infinita.) Ninguno de ellos ha conseguido encontrarse en cualquiera de los probables espejos que el mercado sexual pone a su disposición; conocerse hasta sus últimas consecuencias. Es como —¿cómo decirlo?—, como si flotasen en un limbo macabro o signo de interrogación: desconocen sus coordenadas sociales porque no hay mujer frente a ellos que pueda reiterarlas. O por decirlo de otro modo: consumir es lo que nos hermana; follar, en cambio, lo que nos distingue. * ¿Por qué los hombres salen con mujeres pudiendo («¡Ajajajá, jajá, ja, ja, ajjjajajjá!») solo follárselas… si, como Gil Calvo apunta en La mujer cuarteada, la sexualidad masculina es «incansable devoradora de imaginarias presas sexuales que poder acumular con ostentación fetichista» —en contraposición a las féminas, cuya sexualidad es «ofrecida como forma física y figura visual que se exhibe a la mirada», si bien ellas nunca «se arreglan (…), salvo obvias situaciones excepcionales, para provocar la excitación sexual masculina»—? Pues porque si el discurso feminista ha sido ya cooptado por el capital (Erica Burman), y a eso le añadimos el complejo de castración y el síndrome de impotencia[1], ¿qué hacer, si no adoptar una postura netamente católica?: «El católico […] es más tranquilo; dotado de un menor afán de lucro, se entrega a una vida lo más segura posible, aunque con menores ingresos, más que a una vida excitante, en peligro, aunque eventualmente le trajera riqueza y honores. El lenguaje popular dice en broma: o comer bien o dormir tranquilos. Según esto, al protestante le gusta comer bien, mientras que el católico quiere dormir tranquilo» (Martin Offenbacher, citado por Max Weber en La ética protestante y el «espíritu» del capitalismo)



[1] (Y si, ¡encima!, es la mismísima Jenna Jameson la que viene y te dice: «Mucha gente de ahí fuera necesita practicar más sexo.» (!) (Esquire, diciembre de 2008))

5 comentarios:

luna dijo...

Y luego esta Mark Webber que conduce coches y se tira a tias como esa.

Que lo he visto en un zapping.

Alvy Singer dijo...

#

¿Cuáles son tus blogs favoritos? (cacheada)
Buf, más de los que caben. A ver: Sobre crítica del consumo: el de María Eloy-García, el de Mauro Entrialgo y GachasatTiffanys. Sobre cultura modelna en general: El Blog Ausente, el de Ibrahím Berlín y El hombre que salió de la tarta.

http://www.adn.es/cultura/20081203/INT-0001-entrevista-Eloy-fernandez-porta-escritor.html

Pedro Pergamo dijo...

A todos pero especialmente al anfitrion de esta casa, que además parece que va a seguir con la gracieta a pesar de que ya me había largado. Viene esto después de (eerando de nuevo) he visto cosas que me faltaban por leer.
La he cagado, hasta el fondo, ok, mea culpa y todo eso que decimos los santurrones simplones, la he cagado porque no sabía como empezar en esto y en una profunda gilipollez, estulticia, estupidez, ¿ingenuidad, inocencia, osadía? (“corazón, con tu osadía acostumbrada”, Hermann Hesse) sazonada (mmm ¿me como las alubias…?) con un mucho de ego me he ido a meter “a las catedraaaaaaaales del saaaabeeeeer” (ejem, permíteme anfitrión actual que me ría yo un poquito también, sabes un huevo y me das mil vueltas en esto pero a persona y a dignidad humana no me ganas pero vamos, de aquí a…. ¿Berlín?, y a chuleria tampoco, que para eso pase por Vallecas, es práctico estar tan leído en la vida, la vida underground real de la calle, no la pose), en fin que me he equivocado hasta el fondo y merezco la mofa y hasta el desprecio, pero la falta de respeto no la merece nadie, por muy pesado que sea.
Mi intuición me dice que algo he tocado porque si no a que viene esa crudeza, no te enseñaron que cuando no respetas a otros es probablemente porque “aún no has aprendido a respetarte a ti mismo” (Freud, Jung y la señorita Francis), ts ts ts, yo de ti me lo miraría ¿eh?...

Pero de fondo también hay otra cosa, J. Losanitos del lado opuesto, osea, sabes como te digo, estooooo, ¿extremos que se tocan?, hay creyentes que no respetan a los no creyentes (en lo que sea, pero si, creo en algo si, algo habrá, es intuición, ¿algún problema?) pero hay otros que si lo hacemos (otra cosa bien distinta es equivocarse en unas webs públicas y pagarlo de esta forma, eso es pasarse, eso tiene consecuencias en general y sobre todo en ti mismo, digo en ti, no en mi, ts ts ts, creo que no has quedado muy bien, pero confio (y esto va en serio que te comprendan como amigos, tus razones tendrás para haber actuado así, aunque yo no las entiendo) y hay no creyentes que no respetan al creyente, ¿si no reflexionas al respecto y lo tienes tan claro porque te cabrea tanto…?, los demás, ninguno/a, ni uno solo, de momento, ha reaccionado así (???). ¿Es condición sine qua non ser ateo para escribir?, ¡ah! la gran pregunta de siempre, ¿o es que los que son felices (e implícitamente creyentes en algo) no necesitan tanto la verborrea….?, este de abajo verbigracia quizá no es escritor, pero tenía un blog y “escribia”:

http://perezayensaladas.blogspot.com/2008/10/frontera.html

Pues supongo que es una elección más en la vida, como otra cualquiera de esas en que uno se equivoca, o no, y aprende, o no…

Ibrahim ¿Qué esto es como una familia?, de acuerdo, no lo dudo, y os admiro como tal, hasta os envidio, lo reconozco, pero tú en concreto…., ¡JA! ya quisieras tú mi familia, la de origen y la que yo solito me he currado en la vida real, y en esa seguro que te pego un repaso que alucinas…, pero reculo ya en esto que seguimos aquí, en vuestro mundo y en tu casa concretamente y yo no falto al respeto a nadie, ¡jamás!, ni en su casa ni en la mia ni en la calle. Y ahora voy a lo que voy: con tu m…da me hago yo mi jabón (yo siempre simple ya sabes), y la idea, aunque ya me la di yo mismo hablando del Ganges con un señor escritor (sigo intuyendo que Clic es bueno, muy bueno, ¿o como lector no tengo ni rango ni 0,1 comparado vuestro 99,99?, permiteme Hautor que lo confirme, ya decidiré…) un poquitin falsete este también pero un señor al fin y al cabo que se ha limitado a darme mi merecido, que es mucho. Y en fin a lo que iba, ya que veo que todos toditos habéis usado mi error y mi m…da para vuestros divertimentos a causa de mi terrible molestia aprovecho yo para asearme un poquito, se ve que a eso iba a a la playa y el jaboncito me viene que ni pintado.

¿Y si mi madre lo hubiera sido qué?, pues la querría y respetaría igual o incluso más, prejuicios, a ver quien es el burgues aquí con gafitas de pasta, la has faltado tú chaval, no yo, yo puedo contarleselo si quiero, y quizá lo haga, todo esto, con la cabeza muy alta, y nos reiremos un rato, ella y el carnudo (oh oh, terrible palabra también) (debe tener falta de falta de calcio el pobre y por eso no le salen los cuernos, igual que a mi que también los llevo con orgullo, no veas que amigas tengo ahora entre la ex que me los pusieron y en lo buenas que están las cabronas, sobre todo cuando van en mi deportivo rojo), chavalote, no ofende quien quiere sino quien puede, no es lo que has dicho, es la intención que hay detrás.

Hikikomori, gracias por tu timida (o no tan tímida) defensa, a pesar de que supongo que Ib es tu amigo y compañero, pero vamos que esto para mi es una aguadilla que me ha durado dos minutos, hecha por otro niño no tan inocente como yo por lo visto, vamos que a mi me hunde ni el Papa ¡¡¡OPS!!!!, ahí va lo que he dicho, en fin, que dejemonos, todos de hostias (que aquí todos comulgamos con algo…) y seamos felices coñiiiio, a mi bacanal de hace dos meses me remito, yo en general lo soy (y me repito) aunque tenga ratillos de crisis, como todos, y si vosotros ya lo sois pues me alegro mucho la verdad, que quereis que os diga, y se acabó el hablar de las vidas personales de nadie.

Va la grasa, el jabón, con cariño para Ibrahim (y ahora que ya lo he soltado lo digo de verdad, ¿me crees?, o seré un fariseo?, decidelo tú, yo lo tengo claro) y con esto a ver si ya de una vez me piro, vampiro.


Venus

Chica que entregas

al hombre que paga

tu cuerpo desnudo

Y guardas celosa

el alma que ríe

tán dentro de ti


Deja que saque

la parte de mi

que muere por verte

contenta y feliz

y pague con ello

por todos aquellos

que no saben verte

tan necios de si.

Ibrahím B. dijo...

Pedro, le aseguro que no entiendo nada de este último comentario suyo. No sé si bromea o habla en serio.

luna dijo...

Lo preocupante realmente, sería que Joyce hablara de la primera menstuación de Jack Kerouak.


A mí me interesa mucho la menstruación de Joyce, no sólo su menstruación, sino su familia, su época, sus inquietudes... y como todo eso la lleva a conocer a Jack, etc etc. La historia del profe de Uni me gusta. Y los "jipis" jipiosos, etc. No es un libro sobre Kerouak. Es un libro sobre esos personajes secundarios que eran ellas...


Ah! Me pondré una manzana en la cabeza!!!!



Cómo estás? Aquí se está de muerte. Vente!


Besaco sureño.