Páginas

martes, 16 de diciembre de 2008

Supermercados Times New Roman: Pase, eche un ojo. Cualquier ciudadano medio en Boro Boro invierte entre el 6 y el 9,2 por ciento de su tiempo paseando alrededor de nuestras baldas[1]. Somos estrictos, abroncamos empleados a tiempo parcial por violar normas tipo no dirigirse a usted de usted o introducir manual – pacientemente sus viandas en bolsas – ¡¡¡¡Tenemos a las reponedoras más guapas!!!! – Cobramos impuesto revolucionario (a.k.a La Plusvalía) que revierte en el trato con el cliente. Camine hacia los refrigerados cada viernes tras cerrar el chiringuito. Se trata de un ejercicio —digámoslo así— zen en toda regla, con los Easy Jet en el hilo musical empujando por usted el carro. Subsane el karma negativo & desconcertantes niveles de estrés a los que su profesión le somete. Abra el gaznate y trague, trague, como gastrónomo de primer orden. Anorexia[2]. Desconecte – En 2004 Allen Magnolia cayó en la tentación de experimentar qué se siente al inmiscuirse en otro establecimiento (Courier) con resultado de día chafado & malos augurios: al llegar a su edificio encontró la puerta de la calle abierta; luego, el ascensor, abierto. Y su apartamento abierto. Y la ventana del salón – ¿qué creen? Allen Magnolia se arroja siete pisos abajo y cae sobre la cloaca, cómo no, abierta. Portada en los gratuitos de Boroboro. Ahora chapotea en el más exquisito underground, sin luz y entre ratas, pretty happy, ¡helmano!



[1] El mismo estudio realizado por The Economist revela que el sujeto medio invierte sus horas del siguiente modo: Parkings & aparcamientos: 0,2-0,5% (¿?); Restaurantes fast food: 4-6%; Pubs, bares & discotecas: 7-13%; Oficinas, puestos de trabajo: 34%; Medios de transporte de masas: 19-21%; Home, sweet home: 49-53%; Centros comerciales & tiendas textiles: 9-14%. De ahí que un día medio en Boro Boro necesariamente haya de pasar por comprarse unos pantalones to’ guapos ahí en Pans & Company o cenar pescado crudo en Zara, por ejemplo.

[2] Chocolate, cinco porras, chile con carne, bol de café a 82º - quemaduras, hot dogs, mandarinas, té en bolsas, cruasán, guisantes & jamón, plátanos, arroz al curry, pizza, fajitas sin sazonador, cilindro de cordero, tostadas, mermelada de arándanos, hamburguesa, langosta, triángulo isósceles de queso brie, lonchas de queso cheddar naranja radioactivo, gofre, costillas a la barbacoa, maíz, lechuga, bechamel, paquetes de azúcar, espaguetis de un metro y medio de largo con salsa de atún & bacon, cayena en rama, hogaza de pan, costras de sangre de cerdo, vasos manchados de jabón, huevo cocido, ron, manzana, sándwich, cereales chocolateados, tuétanos, nueces con miel, cebolla cruda, patata frita, yogur de chocolate, un litro de agua mineral, flameado, rico, rico.

4 comentarios:

carlos maiques dijo...

¿Has eliminado a Sedaris de Santaland? No estoy seguro pero casi lo parece. Estás que te sales, cuesta seguir el ritmo.

Un saludo y hasta otra.

Ibrahím B. dijo...

Sí, tío. Pero es porque finalmente el essay va a salir en otro sitio ;). Ya te lo paso por mail.

Un abrazo,

luna dijo...

lo cierto es que si da angustia la enumeracion


falta LAMBRUSCO

luna dijo...

Jim Bragas