Páginas

sábado, 10 de noviembre de 2007

«¿A QUE TÚ NO TE LO PUEDES PAGAR?» (Spot)

La acción se desarrolla en uno de esos espacios de las grandes ciudades donde converge toda clase de espectros sociales. Una pandilla de punkis, sentados en el suelo y drogados hasta rayar el ridículo, se ríe con escándalo de una joven pareja de novios Arno Ducati. Éstos, sentados en un banco, parecen estar esperando a alguien (debe sugerirse que, a pesar de que la pareja Arno Ducati es todoterreno en el sentido de que no le hace ascos a nada, son otros los espacios —menos heterodoxos, tal vez— que frecuenta). Un miembro del grupo señala el logotipo de la marca del jersey que delata a la pareja en su condición de “PIJOS”. El chico —que de ninguna de las maneras debe parecer un militante de las nuevas generaciones del Partido Popular, algo que exige en grado sumo cuidar su cabello (RAYAS A UN LADO NO, PLEASE!)— se levanta del banco, se dirige hasta posicionarse frente al punki dejando varios metros de distancia (la situación no debe entrañar riesgo para ninguna de las partes) y, mirándolo a los ojos, le pregunta con contundencia y elegancia pero también con educación, juntando y frotándose las palmas de las manos y con media sonrisa y una ceja arqueada (se admiten variables): «¿A que tú no te lo puedes pagar?». Después emplea a modo de pinza los dedos pulgar e índice de ambas manos para cogerse el jersey, siempre con suavidad y sin que el gesto sea demasiado holgado (no es plan el que parezca un negrata de Brooklyn). Primer plano del jersey. La pregunta desubica a los punkos. La novia, con expresión maliciosa, empieza a reír con discreción, coquetería y falsa ingenuidad. Se lleva las manos a la boca. El anuncio concluye con el plano de la chica (rubia, con el pelo largo y minifalda Arno Ducati) de piernas cruzadas. En la pantalla aparece el nombre de la marca y eslogan: ARNO DUCATI. QUE NO TE VACILEN.