Páginas

martes, 28 de octubre de 2008

Erich Fromm: Más sobre liberalismo y sexualidad

Mucho me temo que Erich Fromm, en El arte de amar (1956), completa el excelente ensayo de Houellebecq integrado en Ampliación del campo…, y cierra el circulo sobre liberalismo y sexualidad:

Hay en la cultura contemporánea otro rasgo característico, estrechamente vinculado con ese factor. Toda nuestra cultura está basada en el deseo de comprar, en la idea de un intercam­bio mutuamente favorable. La felicidad del hombre moderno consiste en la excitación de contemplar las vidrieras de los ne­gocios, y en comprar todo lo que pueda, ya sea al contado o a plazos. El hombre (o la mujer) considera a la gente en una forma similar. Una mujer o un hombre atractivos son los pre­mios que se quiere conseguir. «Atractivo» significa habitual­mente un buen conjunto de cualidades que son populares y por las cuales hay demanda en el mercado de la personalidad. Las características específicas que hacen atractiva a una persona dependen de la moda de la época, tanto física como mental­mente. Durante los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial, una joven que bebía y fumaba, emprendedora y se­xualmente provocadora, resultaba atractiva; hoy en día la moda exige más domesticidad y recato. A fines del siglo XIX y comienzos de éste, un hombre debía ser agresivo y ambicioso -hoy tiene que ser sociable y tolerante- para resultar atrac­tivo. De cualquier manera, la sensación de enamorarse sólo se desarrolla con respecto a las mercaderías humanas que están dentro de nuestras posibilidades de intercambio. Quiero hacer un buen negocio; el objeto debe ser deseable desde el punto de vista de su valor social y, al mismo tiempo, debo resultarle de­seable, teniendo en cuenta mis valores y potencialidades mani­fiestas y ocultas. De ese modo, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio. Lo mismo que cuando se compran bie­nes raíces, suele ocurrir que las potencialidades ocultas suscep­tibles de desarrollo desempeñan un papel de considerable im­portancia en tal transacción. En una cultura en la que preva­lece la orientación mercantil y en la que el éxito material cons­tituye el valor predominante, no hay en realidad motivos para sorprenderse de que las relaciones amorosas humanas sigan el mismo esquema de intercambio que gobierna el mercado de bienes y de trabajo.

2 comentarios:

luna dijo...

tengo yo ganas de leer a este hombre,
aiqueldouleurdeventre.

Anónimo dijo...

Triste cuestión la de no poder por encima de las propias posibilidades. Por mi parte me siento tan víctima como cualquiera, (adoro a mi pesar lo que más o menos ronda el canon); y tan vergudo como el que más. Por esos derroteros andaba también Solondz en su monumental Happiness. Con Beigbeder llegamos por otros caminos a límites esperpénticos, pero cercanos. Los gimnasios y la clínicas rebosan de estrategas de la seducción. El ensayista de Ampliación apenas tiene treinta años...

Un saludo.

Oche.