Páginas

martes, 7 de octubre de 2008

Gabinete de estudios escatológicos. Vol. XXVIII

Empezó a lloviznar, y justo cuando yo me disponía a carraspear, Venus se cagó sobre la hierba, produciendo una serie de montañitas de mierda del tamaño de cacahuetes.

—¿No vas a recogerlo? —pregunté.

Paul señaló al suelo y silbó llamando al gran danés, que se acercó trotando y devoró todas las heces de un solo trago.

—Dime que ha sido un accidente —dije.

—Y una mierda un accidente. Con lo que me costó adiestrarlo para que lo hiciera—dijo Paul—. A veces le pone el morro en el culo y se traga la mierda directamente del grifo.

David Sedaris, Un vestido de domingo


Lean a este hombre, por el amor de Dios. Fresy Cool Shit, hermanos.